El arte povera | Querétaro

El arte povera

Nayeli Rosas

Algunos artistas, como Giuseppe Penone y Germano Celant, utilizaron materiales que se veían en el medio ambiente.

El lunes pasado estaba platicando con Daniel Pesquera, un buen amigo y talentoso artista plástico, queretano, por cierto, quien además de hacer murales me decía que a veces le gustaba crear arte con material que ya  se tiene, como las cajas detrás de los cereales; recuerdo que le preguntaba si era por el “papel caple” y de inmediato me fui a comprar mi metro de caple, sin darme cuenta que lo bueno de pintar en ese papel no estaba en ir a comprarlo, sino en lo que significaba hacerlo sobre la caja de cereal, entonces recordé el “arte povera”.

Como antecedente, les cuento que el arte povera, del italiano “pobre”, fue un movimiento que se dio por ahí de los años sesenta, en donde se utilizaban materiales muy sencillos de reciclaje, entre ellos,  madera, metales, cartón, gasas, cuerdas, nada industrializado; esta técnica tuvo un éxito por aproximadamente, de manera continua,  una década en Turín.

Algunos artistas, como Giuseppe Penone y Germano Celant, utilizaron materiales que se veían en el medio ambiente como cortezas de árboles, troncos, piedras y el desecho; eso le daba una vista distinta a la naturaleza y, a través de su mirada artística, crearon obras extraordinarias.

Y a partir de lo anterior, platicado con Daniel, comenzamos a trabajar sobre algunos trozos de maderas y piedras y el resultado es magnífico; precisamente los lunes, gracias a la apertura de la Facultad de Artes, nos reunimos y volvimos a darle vida a esta técnica que de verdad se disfruta al máximo.

Nos alejamos un poco de los bastidores para utilizar lo no comercializado; la improvisación es la clave principal para poder crear cosas inimaginables, yo siempre he creído en que la  libertad de hacer cosas con cualquier material que tengamos a la mano siempre acaba siendo muy satisfactorio y nos hace salir de lo ordinario.

Un ejemplo claro de lo que hablo es la convocatoria de la marca de sopas instantáneas Maruchan, la cual tiene como fecha límite de entrega este 25, ellos invitan a crear una obra de arte con los materiales propios de sus ya conocidos envases, lo cual me parece extraordinario, incentivar la creatividad de las personas con algo totalmente distinto y fuera de lo común, así es el arte povera.

Twitter: @nayelirosasb

Comentarios