Duro golpe a la educación | Querétaro

Duro golpe a la educación

Abigaíl Arredondo

De acuerdo con el Coneval, el programa había conseguido resultados positivos, al reducirse el rezago educativo

La eliminación del programa de Escuelas de Tiempo Completo es un duro golpe a las familias mexicanas, especialmente a las mujeres trabajadoras.  

Después de dos años de pandemia, en donde los menores han tenido que mantener un encierro forzado en sus hogares y las madres y padres de familia desempeñar funciones para las cuales no están capacitados, como dirigir el aprendizaje de sus hijos, y a un paso de reactivar las actividades escolares, la Secretaría de Educación Pública Federal, a través de su titular, ha tomado la decisión de eliminar el programa de escuelas de tiempo completo.
Esto es otro golpe al bienestar de miles de familias mexicanas, pues ese programa no solo permitía que los menores pasen más tiempo en las escuelas, adquiriendo más conocimientos y habilidades, sino a que reciban una alimentación completa y balanceada que, muchas veces, hace la diferencia en el desempeño académico. Asimismo, es una decisión que afecta gravemente a las mujeres madres de familia, pues al reducirse la estadía de sus hijos en las instituciones educativas, se ven limitadas en desempeñar otras actividades productivas en su trabajo o negocios.

El programa de escuelas de tiempo completo se creó e implementó por primera vez desde el ciclo escolar 2007-2008, y su objetivo era mejorar las oportunidades de aprendizaje, incrementar la retención de los estudiantes en la educación básica y proveer espacios para el desarrollo de las artes, la tecnología y el deporte.

De acuerdo con el Coneval, el programa había conseguido resultados positivos, pues en las escuelas primarias participantes, al 2018, se identificó una disminución significativa en las tasas de repetición y rezago educativo.

Asimismo, a nivel secundaria los resultados fueron similares, toda vez que se registró una reducción en el porcentaje de alumnos que se ubican en el nivel más bajo de desempeño y un incremento en el nivel más alto.

Y en términos generales, dicho organismo determinó que “la evidencia sugiere que el incremento de la duración de la jornada escolar en un esquema con servicio de alimentación, es una intervención efectiva para mejorar el logro educativo y el nivel de aprendizaje…”

No obstante ello, y los beneficios generados con dicho programa, la Secretaría de Educación Pública tomó la decisión de eliminarlo y dejar sin el apoyo a miles de niñas y niños que, de una u otra manera, resultaban beneficiados.

Tan injustificada es la decisión, que ni siquiera está respaldada por el grupo legislativo de Morena; pues diputadas y diputados de ese partido, aliados con los de Movimiento Ciudadano y Verde Ecologista, en la Comisión de Educación del Congreso Federal, han solicitado el regreso de dicho programa.

Ello es otro ejemplo de la política de la 4T, y que no tiene inconveniente en echar abajo todo lo que nos ha costado décadas construir y que, supuestamente, por tratarse de un gobierno de izquierda, debería alentar o pregonar. Así es como esta administración refrenda su compromiso con los más pobres, los que menos tienen y quienes, aparentemente, deben ser prioritarios…vaya incongruencia.  

Comentarios