Doña Josefa y la masonería

02/10/2019
06:29
-A +A

 

Aquí en Querétaro, casi todos conocemos el monumento de doña Josefa Ortiz de Domínguez, erigido en su honor e inaugurado el 13 de septiembre de 1910. La escultura representa una figura femenina con una antorcha levantada en su diestra. Por supuesto, es uno de los principales símbolos de todo el estado. En Nueva York se observa, aunque es mundialmente conocida como Estatua de la Libertad, lo cierto es que su nombre real es “La libertad iluminando el mundo” (¿Influencia masónica o de los Illuminati)? La Estatua de la Libertad fue un regalo del estado francés a Estados Unidos en el año 1876. El motivo del regalo era por la celebración del centenario de la independencia de Estados Unidos del Reino Unido a través de la Guerra de la Independencia y la estatua es de una mujer, que levanta también una antorcha en su diestra. En ambos casos, la antorcha significa el sol o la razón. En la historia antigua, la masonería tuvo dos enemigos irreconciliables: La Iglesia y el poder económico de los años anteriores a 1789, de la Revolución Francesa. En la Francia del Siglo XVII, las mujeres cultas se reunían para debatir, entre sí o con caballeros, todos los asuntos que agitaban a los intelectuales de su época. En nuestro continente, Francisco de Miranda y Rodríguez es el padre de la masonería latinoamericana. Nació en Caracas el 28 de marzo de 1750 e íntimamente ligado en su actuar con otro masón, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco, más conocido como Simón Bolívar, militar y político venezolano, fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia. Fue una de las figuras más destacadas de la emancipación hispanoamericana frente al Imperio español. Contribuyó a inspirar y concretar de manera decisiva la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela.

La aceptación de las mujeres en la masonería, es tema de añeja y larga discusión; empero, aquí en EL UNIVERSAL del 25 de diciembre del 2001, publicamos una entrevista con Ivonne Altal, Muy Respetable Gran Maestra de la Logia Unidad Femenina Alma Mexicana, (https://bit.ly/2nGyoWr) en la cual afirmó que doña Josefa Ortiz de Domínguez, fue la primera mujer iniciada en la masonería (en México) e incluso su figura se encuentra entre los bustos de destacados masones en La Gran Logia del Valle de México y aun cuando esta última ha negado que doña Josefa era masón (a), no niegan la existencia de su figura en dicha logia. La inserción de las mujeres en la masonería no es nada nuevo: Autores masónicos de tan alta reputación como Albert Mackay, Robert F. Gould y Edward Conder refieren la historia de Elizabeth St. Leger, también llamada “la mujer masón” (The Lady Freemason), una de las pocas mujeres iniciadas en la masonería durante el siglo XVIII, algunos años antes de las célebres constituciones de Anderson que inauguran la masonería moderna. La historia de Elizabeth es considerada una de las pruebas de que en Irlanda ya funcionaban logias simbólicas antes de Anderson. En la Francia del Siglo XVII, en tiempos de Moliére y Luis XIV, surgen tres tipos de logias: de adopción, mixtas y femeninas. No es aquí el espacio ni el tiempo para escribir más sobre las mismas de momento.

Lo anterior, en un estado clerical como Querétaro, donde asentaron sus bases diversos movimientos de ultraderecha, viene a dar otra perspectiva e interpretación de su historia (sin olvidar que Benito Juárez fue Masón °33 y el fusilamiento de Maximiliano, Miramón y Mejía en El Cerro de las Campanas, donde hoy se ubica la UAQ) pues es menester recordar las palabras de María Deraismes (1824-1894), pionera francesa de la lucha por la dignidad femenina, masona: “Mis trabajos, mis escritos, mis discusiones hablan suficientemente de cuál ha sido el objetivo de mi vida; combatir el error y la injusticia. Ciertamente, no tengo la pretensión de legar un gran ejemplo tras de mí; pero afirmo que dejaré la más profunda convicción en la capacidad de progreso, de perfección indefinida de la humanidad y el más sincero amor a mis semejantes”.

 

 

 

Especialista en Derecho del Trabajo y Seguridad Social
Correo electrónico: [email protected]

 

 

Comentarios