¿Diferentes?… Un poco. Tema de parejas

Gloria Villalobos Corral

Vivir en pareja de pronto se convierte en un constante reto, y una de las causas es que nos cuesta trabajo reconocer e identificar las diferencias que existen entre nosotros. El amor no es suficiente, hace falta el reconocimiento y el respeto hacia nosotros mismos y hacia  nuestro compañero de vida. Desgraciadamente, el índice de divorcios en los últimos años han ido a la alza, esto significa que el matrimonio como una institución que fortalece la sociedad esta endeble, pero no hablamos de divorcios netamente legales sino de separaciones o divorcios emocionales que muchas veces lastiman más el entorno que un protocolo o trámite legal. Si entendemos que los seres humanos tenemos diferencias muy marcadas, sobre todo entre hombre y mujer, respetaríamos más la relación, no desde la expectativa de la perfección sino desde el amor, la comprensión y el respeto mutuo. 
He aquí algunas diferencias de manera muy concreta para que las reconozcamos, y nos sea mucho más sencillo acompañarnos:  

—Una de las diferencias más marcadas es el concepto del amor y el compromiso que tenemos, ya que éste es aprendido desde nuestra infancia y con la cultura familiar que fuimos formados (en ocasiones buscamos ser felices sin invertirle nada a la relación, es decir ‘mágicamente’). 
—Tener la creencia de que nuestro compañero o compañera de vida DEBE reaccionar de la misma manera que nosotros lo haríamos, evidentemente porque desde nuestro ángulo y expectativa no conocemos una forma diferente. Al no reconocer estas diferencias comenzaremos a desilusionarnos del otro. 
—En momentos de conflictos o crisis las mujeres buscamos redes de apoyo que nos escuchen, aunque nosotras seamos capaces de resolverlo solas, sin embargo, los hombres se hermetizan y deciden casi siempre resolverlo solos. (La mujer siempre quiere hablar, el hombre guardar silencio). 
—Por este sentimiento maternal que tenemos las mujeres, muchas veces es importante sentirnos necesarias en la vida de quienes nos rodean, los hombres, por el contrario, resuelven sólo ser proveedores y, si fuese posible, no involucrarse demasiado con los demás. 
—Las damas necesitamos en ocasiones reafirmar nuestros sentimientos por varios canales, palabras dulces, contacto físico, detalles, etc. Los hombres, siendo mucho más racionales, dan por sentado este tema y les cuesta trabajo expresar sus emociones, sobre todo si no desarrollaron desde pequeños esta necesidad. 
—Para los varones el impacto visual, es decir físico, de la mujer es muy importante, en cambio las mujeres damos mucho más peso a los sentimientos o emociones que  genera la presencia del caballero. 

En fin, existe una lista enorme de diferencias que nos hacen seres auténticos e irrepetibles. Toma nota de ellas y empieza a amar a tu pareja desde el respeto, la comprensión y la aceptación y no desde tu expectativa. Te hará mucho más feliz. 

Gracias por darte el tiempo de leer mi columna. Sigo al pendiente de tus comentarios y sugerencias, ¿qué tema te gustaría que abordara? Exprésate, para mí, es un placer compartir contigo… Linda vida. Puedes enviar un WhatsApp al 9982412230, dejar tu comentario en mi página de Facebook “Aprendiendo a Vivir” o “Gloria Villalobos” o en la página de EL UNIVERSAL.

Frase de la semana

“En este camino del amor, decido amarte desde el amor que me tengo a mi mismo(a) y no desde mis vacíos” 

Libros recomendados:

—Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus, de John Gray. 
—El camino de las lágrimas, de  Jorge Bucay.
—Déjalos ir con amor, de Nancy O´connor.

*Comentarios y sugerencias: 
Gloria Villalobos Corral 
Terapeuta de Psicología Clínica 
y Programación Neurolingüistica 
[email protected] 
Facebook: Aprendiendo a vivir 
WhatsApp: 9982412230 

Comentarios