De a sexto año

Carlos Velázquez

Varios han sido los espacios y columnas que se han dedicado a comentar, analizar o reflexionar sobre la vida interna del partido político Morena, y no es por un afán de filia o fobia, sino porque la incursión de esta nueva organización en el sistema de partidos, todos los días da algo nuevo que comentar, tal es el reciente caso de la modificación de registros en alcaldías y diputaciones para el estado de Querétaro a menos de una semana de iniciadas las campañas electorales locales.

El lunes muy temprano, nos enteramos sobre la improcedencia en los registros para 4 alcaldías por Morena, en los municipios de Ezequiel Motes, Corregidora, Pinal de Amoles y Jalpan de Serra, derivado de lo anterior, la recomposición obligó a dicho partido a cumplir con el principio de paridad, motivo por el cual, tuvo que reajustar candidatos en 2 de los 14 municipios que ya habían sido declarados procedentes, e incluso habían dado inicio a sus campañas, con publicidad de por medio. 

Aunado a lo anterior, el día de ayer, se da a conocer el nuevo reajuste en las candidaturas de los distritos locales 2 y 3, que, dicho sea de paso, son los distritos donde se concentra la mayor votación e intención de voto para Morena. Así que, con el antecedente expuesto, los candidatos que pagaron los platos rotos de la falta de cuidado y oficio político fueron Juan Alvarado en San Juan del Río, Luis Carlos Arellano en Cadereyta, Israel Pérez en el distrito 2 y José Luis Barrón en el distrito 3. 

El suceso no es menor, dado que es un indicador gravísimo de la crisis por la que atraviesa Morena y que en menos de 43 días habrá de tener consecuencias fatídicas para los próximos 3 años, porque como todo apunta, tanto en el histórico de resultados, como en los estudios de opinión, esta fuerza política está destinada a ocupar el segundo lugar en la entidad, es decir, con estos cambios de última hora se puede anticipar su fracaso en los comicios del domingo 6 de junio.

El argumento central ha sido dar cumplimiento con la paridad, desde un enfoque positivista recalcitrante, ignorando los derechos político electorales de los afectados, así como de las mujeres que habrán de sustituirlos, porque si bien se les envía a posiciones donde el nivel de votación fue alto en la elección pasada, la verdad es que iniciarán con una semana de desventaja frente a sus contrincantes que sí fueron registrados como manda la ley y el deber político, y no a escondidas y fuera de tiempo como se estiló por los encargados de esta etapa crucial en la vida interna de  lo que prometió ser la esperanza de Querétaro. Este tipo de errores son de a sexto año de primaria, démosle el beneficio de la duda y dejémoslo en error.

 

Twitter: @carlosfcps Facebook: Carlos Velázquez 

Comentarios