17 / septiembre / 2021 | 21:38 hrs.

Cuando los resultados no se dan, las consultas se inventan

Martín Arango

Este primero de agosto se realizará la Consulta Popular, esto es la participación directa de la ciudadanía para que el pueblo muestre su aprobación o rechazo en relación a las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos. 

En el devenir de nuestra historia constitucional y en la construcción de nuestra democracia los avances son reales y tangibles. Pasamos de un país de caudillos a la construcción de nuestras instituciones, de un monopolio de partido a la diversidad y pluralidad representativa en los poderes ejecutivo y legislativo, en el fortalecimiento e independencia del poder judicial.  Hoy, nuestra Federación cuenta con estados y municipios fuertes, la libertad, soberanía e independencia es un hecho.

Nuestro sistema democrático siempre será perfectible, pero no se compara con lo que vivimos después de la revolución y antes de 1968. A partir de ese año reconstruimos y rediseñamos la participación del ciudadano y del pueblo en la vida democrática del país. Tenemos claro nuestro sistema de partidos, candidaturas independientes con resultados favorables, que el INE dio excelentes resultados en las recientes elecciones y que los ciudadanos mostraron  madurez, voluntad y experiencia como responsables en la recepción y conteo del voto. 

Si a través del voto el ciudadano da un mandato, si los partidos políticos y candidatos independientes tienen la obligación de presentar su plataforma electoral en cada elección y de manera interna cuentan con una declaración de principios y de manera especial contamos con un sistema jurídico en permanente revisión, como lo demuestra las constantes reformas constitucionales. Mi pregunta es porque el gobierno actual quiere consultarlo todo, cuándo va a cumplir el mandato ciudadano, cuándo va a respetar y aplicar la ley, quiére dividir más a nuestra Nación ¡deje de sembrar venganza, basta ya de tanto rencor y odio!

Procurar e impartir justicia no se consulta, es una obligación del gobierno investigar los delitos directo con los órganos competentes, en este caso la Fiscalía, donde ya existen mandatos expresos, la Ley se aplica y se debe investigar a quien se deba de investigar, tenga el puesto que sea, con cualquier elemento o pruebas que suponga la comisión de un delito; en México estamos cansados de la corrupción y de la impunidad, en eso todos estamos de acuerdo. En caso de que la consulta salga aprobatoria simplemente se está reiterándo lo evidente, lo cual es que las autoridades cumplan con sus funciones legal y constitucionalmente establecidas, esto es un procedimiento habitual y a demás obligatorio que no necesita ser consultado, en este contexto la pregunta se vuelve absurda “¿deben las autoridades realizar las tareas que les corresponde llevar a cabo? La respuesta es clara ¡debe hacerse!

¿Acaso esta mal llamada cuarta tranformación quiere descargar al “pueblo sabio” la responsabilidad de su gobierno? O solo quiere distraernos de lo ineficaz y opaco de su administración con una pseudodemocracia para perseguir acciones de venganza y disputas, realizando actos que lejos de hacernos avanzar y mejorar, nos retrasa, que lejos de unir, dividen. 

Hasta cuándo esperaremos los resultados, hasta cuándo tendremos un sistema de salud a la altura de nuestras necesidades, cuando veremos una educación que siembre unidad, armonía y reconstrucción social, o una economía que genere bienestar común, tranquilidad, seguridad y reconocimiento.

La niñez, los jóvenes, las familias, nuestras comunidades esperan de este gobierno, hechos y resultados. Transforme su gobierno, de no hacerlo en la próxima madre de todas las consultas, en el 2024, el “pueblo sabio” le refrendara su inconformidad y su rechazo como este 2021, y le dirá ¡NO Vuelva Más!  

 

Comentarios