27 / septiembre / 2021 | 20:36 hrs.

China y el futuro mundial

Susana Chacón

China cambió de guardia y se abre a retos nunca vistos. Después de las elecciones de octubre, esta semana vivimos la presentación oficial de Xi Jinping y de su nuevo equipo. Expusieron su plan de trabajo interno y su visión sobre las relaciones internacionales. Hoy hablaremos de algo que no se mencionó en los discursos pero que nos afectará a todos en los años por venir.

La importancia urbana en el mundo cambia de dirección. El siglo XX presenció el auge de las ciudades occidentales. Hoy se vislumbra el surgimiento de las ciudades del Este y las de los mercados emergentes. El motor de la economía global se mide en gran parte por el crecimiento de las ciudades. ¿Cuál es su rumbo actual?

En el próximo número de Foreign Policy les compartiremos un magnífico estudio sobre las ciudades más dinámicas. Les adelanto aquí tan sólo una introducción que considero debe contemplarse al hacer las nuevas proyecciones de desarrollo urbano en México. El sistema internacional vive una revolución urbana en la que el auge de las ciudades nos lleva a conocer cómo han cambiado las preferencias de las poblaciones. Además, el dinamismo de las ciudades es una representación de los avances tecnológicos y de la competitividad por la que se está optando como futuro de la humanidad.

La rapidez con la que se dirige la balanza económica hacia el Oriente está sucediendo a una escala sin precedentes. Esto ocurre a través de la urbanización bien planeada estratégica e integralmente. Podemos ver que en estos últimos 20 años se han dado enormes cambios geopolíticos y una ola de nuevos consumidores cuyo poder adquisitivo cambiará la manera en que el mercado del mundo compra e invierte. Se encuentran en el escenario chino.

En la actualidad, tan sólo 600 ciudades del mundo generan alrededor del 60% del PIB global. Y aunque 600 ciudades continuarán representando la misma parte del PIB mundial en 2025, éstas no serán las mismas. De las más dinámicas según las proyecciones, 40% de los centros urbanos estarán en un solo país: China.

Sin duda las grandes ciudades como Shangai, Pekin y Hong Kong seguirán estando en una posición prioritaria. No obstante otras tantas, no tan conocidas ni visitadas como Fuzhóu o Wuhán, nos hablan de la gran transformación de un país que está encabezando la revolución urbana del siglo XXI, tanto como Estados Unidos reinventó las metrópolis en el siglo XX. Occidente no tendrá ya el mismo papel y sólo tres ciudades de Europa seguirán en los primeros niveles: Moscú, Londres y París. Podemos adelantar que el sol, sin duda, se está poniendo en el teatro europeo.

Las proyecciones que les presentamos se fundamentan en los datos del Cityscope del McKinsey Global Institute, cuya base considera indicadores de más de 2 mil 650 ciudades, y contempla información estatal, regional y local. Analiza diferentes índices pero se basan, primordialmente, en los de crecimiento del PIB per cápita y en el aumento poblacional. Observamos que tan sólo 75 ciudades realizarán la mayor contribución a la economía global en los próximos años. Son éstas los motores económicos del mundo. En este sentido, casi la mitad del PIB global en 2010 provenía de 362 ciudades en las regiones desarrolladas. De éstas, más del 20% del PIB está en tan sólo 187 ciudades de América del Norte. Para el año 2025, se espera que 99 ciudades nuevas entren en las primeras 600, todas ellas del mundo en desarrollo pero además, y de manera abrumadora: 72 urbes serán de China.

Las 600 ciudades representarán el hogar de aproximadamente 220 millones más de personas en edad de trabajar. Esto será más del 30% de la expansión global de la fuerza laboral potencial. La urbanización china está sucediendo a un ritmo extraordinario, pues ocurre a una escala 100 veces mayor que la del primer país del mundo en urbanizarse —Gran Bretaña— y a una velocidad 10 veces más rápida que la inglesa. Únicamente durante la última década, la cantidad de personas que viven en las grandes ciudades en China se ha incrementado de 36% a casi 50%. Lo que significa que su población urbana crecerá de aproximadamente 570 millones en 2005 a 925 millones en 2025: un aumento mayor que la población total actual de Estados Unidos. Según estas proyecciones y salvo algún desastre imprevisto, el futuro de las ciudades del mundo estará mayoritariamente escrito en chino.

De las primeras 75 ciudades del mundo, de nuestro país aparece sólo la ciudad de México en el lugar 28. Ninguna otra. La planeación urbana es fundamental para el futuro. De ahí que China esté invirtiendo en todos los rubros para tener las ciudades más competitivas del siglo XXI. ¿Y las ciudades en México?

Secretaria de la sección mexicana del Club de Roma

Comentarios