Cero apoyos, puro circo | Querétaro

Cero apoyos, puro circo

Kenia López Rabadán

Ha quedado de manifiesto que los legisladores del partido oficial, así como el gobierno liderado por López Obrador, prefieren realizar una consulta inútil para enjuiciar a “actores políticos” —como sea que eso se entienda— a apoyar a los mexicanos que hoy no tienen dinero en su bolsillo debido a la pandemia.

Esta semana se presentó en el Senado un circo más para distraer a los mexicanos de lo realmente importante. Se aprobó la convocatoria para la consulta popular que preguntará a los ciudadanos: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?

Inentendible, ¿verdad? Pues esta interrogante será llevada a las urnas en 2021 y tendrá un costo aproximado de 8 mil millones de pesos. Con este recurso se podrían construir 10 hospitales de alta especialidad o pagar 30 veces el fideicomiso con el que se protege a las personas defensoras de derechos humanos y periodistas.

Esta consulta no es más que parte de un espectáculo del Ejecutivo, con fines totalmente electoreros para el próximo año. Desafortunadamente para nuestro país, hoy la división de poderes es una teoría tradicionalista que no se cumple. Vemos a los legisladores de Morena doblegados ante el Ejecutivo y a seis ministros de la Corte que prefirieron quedar bien con la demagogia del presidente, antes que cumplir con su obligación de control constitucional.

Una Corte subordinada y populista no le hace bien a México. Su compromiso no es con la 4T, sino con la Constitución.

En una misma sesión, Morena decidió rechazar la pregunta para apoyar a las personas que han perdido su trabajo o han disminuido sus ingresos por el Covid.

Se vivió en el Senado de la República, una falta de empatía con los mexicanos. Han dejado claro que su prioridad no es ayudar. La prioridad de los morenistas es decir sí al poder ejecutivo, al populismo y a aquello que les permita continuar con el circo al que han reducido la política.

El bien común, la dignidad de las personas, el apoyo económico a los que menos tienen no es algo que este gobierno priorice, prefiere gastar miles de millones de pesos en una encuesta inservible y en proyectos faraónicos, que en salvar a millones de mexicanos. Así el debate desde el Senado.

 

 

 

Comentarios