Black Roma

- Siento que “ROMA” está sobrevalorada, además de sobrecargada de símbolos
30/12/2018
12:50
-A +A

Abuelito, tú viviste en la colonia Roma, ¿verdad?
—Sí, cuando llegué de Veracruz de 1979 a 1981. Amo Tlatelolco y la Roma.
—¿Es como sale en la peli?
—De la Roma salen dos cachitos de calles, una azotea, el interior de una casa, y un par de locaciones armadas, eso sí ¡muy bien armadas! Lo que menos se ve y de lo que menos se habla, es de la colonia en sí. 
—Como que no te gustó mucho, ¿no?
—No es que no me haya gustado, es que me había creado demasiadas expectativas. Por el nombre, pensé que se iban a ver diferentes calles, lugares emblemáticos, sitios típicos, la gente misma de la colonia. Sólo vimos un pedacito de la calle de Tepeji, que es donde viven, un pedacititito de Tlaxcala, en la que está el kínder, y una cuadra de Insurgentes Centro, donde estaba el cine Las Américas.
—¡Ese cine se veía bien grandote! 
—Era un cine de los gigantes de la Ciudad de México y era para ricos, porque durante años, sólo había estrenos, ya después se comenzó a deteriorar y sólo proyectaban reestrenos. También fue emocionante ver la entrada del cine Metropólitan, ahí fui a ver a Liza Minnelli en 1997 en sus tres conciertos. ¡Ah! ¡También fue padre ver a un cocodrilo! Eran esos taxis verdes, grandotes, con los que se comenzaron a crear los peseros.
—Bueno, y entonces ¿por qué no te veo tan contento?
—Igual que el año pasado con “La forma del agua”, siento que “ROMA” está sobrevalorada, además de sobrecargada de símbolos. Lo que se merece un 10 es el aspecto visual. La fotografía es genial y el trabajo de dirección de arte, ¡fenomenal!
—Y ese, ¿cuál es?
—Todo, todo, absolutamente todo lo que veías en la pantalla, ya fueran objetos pequeños o grandes y que había en los años 70, como los cuentos, que así les llamábamos en aquel entonces a los cómics, las cajas de los cereales, las leches y los refrescos, ¡la Enciclopedia Británica! No pongas esa cara, eran esos montones de libros idénticos, que estaban metidos en los libreros de la sala, y que hoy están metidos en Google, o gente como Raúl Velasco, el Profesor Zovek, o Luis Echeverría Álvarez. ¡Ay! Y las canciones… ¡Me las sabía todas! 
—Aunque no entendí muchas cosas, como por ejemplo todo ese relajo de los disturbios en la calle, y por qué siempre que salían ensayaba la banda de guerra, pero en la calle y no en la escuela, y el afilador. No creo que alguien que no sea de México, va a entender qué era ese sonido, o los que se estaban preparando en un pueblo lejano a la Ciudad de México.
—Pues sí, son como chistes locales. Poca gente que vivió esa época, y en ese lugar, pudo entenderlo. Siento que hay escenas metidas a la fuerza, que si las quitas, no pasa nada, como el desnudo integral del chavo o el incendio del bosque de los güeros. Pero lo más interesante de todo esto, es el paradigma que Netflix está rompiendo al exhibir las películas, ya que “ROMA” no está en cines comerciales.
—Otro paradigma que Netflix rompió 14 días después, el día de los inocentes, fue el estreno de  ¡la primera película interactiva! ¡Estuvo genial! ¿Ya la viste?
—No se de qué me estás hablando. A ver, explícame.
—Se llama “Black Mirror”, originalmente es una serie de capítulos unitarios, pero ahora hicieron una película que cuenta una historia, la cual, dependiendo de lo que tú quieras que suceda, vas eligiendo las opciones con el control remoto de la tele, y vas armando tu propia historia, la cuál será diferente para cada persona que la vea.
—¿En serio eso se puede hacer? ¿Hacer una película como yo quiera que sea?
—¡En serio se puede! Vamos a verla juntos a la casa, y así, cuando llegue mi mamá, se ponen de acuerdo para la cena de fin de año.
—¡Vamos!

Teatrero. Dramaturgo. Guionista.Director Escénico. Activista por la Diversidad Sexual. Promotor de la prevención de VIH y Sida.

Defensor de Derechos Humanos. Promotor Cultural.

Mail: [email protected]

Comentarios