Altura y horizonte de miras

Jorge Gutiérrez de Velasco

A veces es difícil de creer, pero 15  años pasan volando, o al menos es lo que he descubierto luego de haberme involucrado en el sector aeroespacial desde hace poco más de 15  años. 

Y es que ahora que el grupo francés Safrán, cumplió sus primeros tres lustros de presencia en Querétaro puede entenderse que el tiempo pasa volando, parece que fue ayer que la tercera empresa —de las más de 60 grandes, medianas y pequeñas, que existen hoy en la entidad—, fuera una dedicada al mantenimiento y reparación de trenes de aterrizaje de este gran grupo francés y que posteriormente cinco proyectos industriales más aterrizaran a lo largo de los años para consolidar, junto a otros grandes actores, el diversificado y de gran valor agregado clúster aeroespacial queretano.

#DesdeCabina, también a lo largo de los años en esta colaboración —que pretende mantenerse semanal—, me he esforzado por transmitir el significado e implicaciones de que ésta industria sea de largo plazo, y retomo brevemente esta perspectiva. 

En este entramado de actores, diplomacia, políticas públicas económicas y educativas para primero, atraer proyectos productivos y posteriormente consolidarlos, la visión de largo plazo, en la que la paciencia y la continuidad son imperativas, juega un papel trascendente para el logro de grandes proyectos. En esta lógica, los actores son pieza clave para no ralentizar el avance, para no reinventar, pero sobre todo para mantener y mejorar la interlocución y canales de conducción para el adecuado tránsito de los proyectos productivos.

En la emotiva celebración en días pasados, presidida por el gobernador del estado, Mauricio Kuri González, con invitación y presencia del CEO de Grupo Safrán, Olivier Andriès, se enfatizó aún más la altura y horizonte de miras que se debe vivir en el sector. 

El anunciar abiertamente la posición y rol estratégico que jugará Querétaro para el grupo en los años por venir por parte de su director mundial, el compartir que el papel del clúster queretano y todos sus actores jugarán para el desarrollo de un producto de nueva generación que entrará en servicio en el año 2035 es algo de llamar la atención, pero, sobre todo, de comprometerse en esa lógica tan distintiva que tiene este sector. 

Es apasionante escuchar a ejecutivos de nivel mundial plantear metas de largo plazo, pero más lo es saber que nuestra entidad, las instituciones y personas que estamos en el sector, tenemos la oportunidad de ser parte de ello.

Querétaro y todo el país deben mantener este mismo discurso, pero sobre todo acción. No podemos someternos a visiones y acciones que la tentadora inmediatez pone sobre la mesa, la continuidad de nuestras acciones, el enfoque al mercado, la pertinencia de nuestras acciones e insisto, nuestra altura y horizonte de miras deben ser el común denominador en ese sistema de ecuaciones complejas —sin hacer referencia al apasionante mundo de las matemáticas— en el que actores, instituciones, políticas y políticos deben sintonizarse para armonizar y seguir ese concierto que tantos beneficios y visibilidad ha traído a Querétaro. Sigamos sonando alto, bien y por mucho tiempo.

@Jorge_GVR

Comentarios