12 meses, 12 frases, un retrato (1)

Marcela Ávila-Eggleton

No se puede negar que el presidente López Obrador disfruta las casi dos horas que diariamente destina —en promedio— a dirigirse al “pueblo”. 744 conferencias mañaneras han dejado claro, empero, que no es un ejercicio de información sino de propaganda. A lo largo de esas conferencias, el primer mandatario se muestra tal cual es; sin filtros. Una mirada a sus conferencias nos permite un retrato puntual de sus ideas, su visión y, por supuesto, sus contradicciones. Un recorrido aleatorio por algunas de las frases que constituyen este retrato nos permite hacer un recuento del año que está por concluir.  

8 de enero. Con relación a la decisión de suspender indefinidamente las cuentas de Facebook e Instagram de Donald Trump como resultado de las protestas que culminaron con la toma del Capitolio por parte de sus simpatizantes, el presidente López Obrador criticó a Mark Zuckerberg “lo sentí con mucha prepotencia, con mucha arrogancia; estos últimos acontecimientos sí deben preocuparnos y ocuparnos y que se permita siempre el que se informe al pueblo, que se garantice el derecho a la información”. ¿Quién pensaría que la voluntad del electorado merece respeto.

11 de febrero. El presidente afirmó que el aeropuerto en Santa Lucía es “todo un acontecimiento porque en muy poco tiempo se ha avanzado mucho; es el aeropuerto en construcción más importante del mundo, el más grande, con tecnología más avanzada, con estándares de calidad de primer orden”. El aeropuerto en construcción más importante del mundo únicamente requiere 14 slots; evidentemente los 74 que tiene el aeropuerto Benito Juárez y los 120 que estaban planeados para el de Texcoco son un exceso del conservadurismo neoliberal.

9 de marzo. Con relación al desabasto de medicamentos “ya muy pronto no solo vamos a tener medicamentos garantizados para este año completos para todo el sector salud, sino para el resto del sexenio, vamos a resolver eso en definitiva”. Nueve meses después los padres de niños con cáncer se manifiestan porque no tienen nada mejor que hacer, no porque sigan sin surtir los medicamentos.

14 de abril. Sobre la decisión del INE de cancelar el registro de Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán: “Sería muy sencillo ahora que hay estos sistemas de teléfono, un call center, que hoy y mañana el tribunal, una empresa especializada, hiciera una encuesta y le preguntara a todos: ¿quieres que participe este candidato o no, se le acepta el registro o no?”

¿Para qué aplicar la ley si existen las encuestas?

5 de mayo. Sobre el accidente en la L12 del Metro que dejó 25 muertos, “va a haber justicia […] ojalá y recapaciten porque no se ayuda en nada con esas actitudes, eso tiene más que ver con lo electoral, con la politiquería, como estamos en tiempos de campaña, ayer fueron del partido conservador al sitio”. ¿Alguien se acuerda de Florencia Serranía?

14 de junio. A partir de la derrota electoral de Morena en 9 de las 16 alcaldías de la CDMX: “Sí, sí, sí, hay un sector de la clase media que siempre ha sido así, muy individualista, que le da la espalda al prójimo, que lo que quiere es ser como los de arriba y encaramarse lo más que se pueda, sin escrúpulos morales de ninguna índole; son partidarios de que ‘el que no transa, no avanza’. Es increíble cómo apoyan a gobiernos corruptos, increíble”. Sin duda, increíble.

Comentarios