Capacitación de personal, castigada por la pandemia | Querétaro

Capacitación de personal, castigada por la pandemia

Empresas especializadas en este rubro perdieron hasta 70% de ingresos, reporta Canaco; desde junio de 2021 se retomó inversión por importancia de talento humano

Capacitación de personal, castigada por la pandemia

Capacitación de personal, castigada por la pandemia Foto: Archivo

Cartera 26/02/2022 09:53 Sirse Rosas Actualizada 09:54

La capacitación y actualización del personal fue el primer rubro en el que las empresas dejaron de invertir durante la pandemia de Covid-19, lo que derivó en que las compañías que se dedican a esta actividad disminuyeran sus ingresos hasta 70%, reveló el presidente de la Canaco en el estado, Fabián Camacho Arredondo.

El líder gremial destacó que, como parte de la optimización de recursos a los que se tuvieron que someter las empresas durante la emergencia sanitaria para hacer más con menos, fue recortar el presupuesto en áreas que no fueran estrictamente necesarias para su operación; sin embargo, reconoció que hoy en día ya se está cambiando esta visión.

“Después de la pandemia, el enfoque que nos deja es que el capital humano, el talento humano, es lo más importante. Uno de los sectores a los cuales se les vio primeramente afectados durante los primeros meses de la pandemia fueron los temas de capacitación y de actualización, reduciéndose prácticamente sus ingresos hasta en un 70%. Lo que hoy en día reconocemos, ya después en un proceso de recuperación, es que las empresas están invirtiendo de manera importante lo que tiene que ver con acercarse herramientas para capacitar a su talento humano”, dijoCamacho Arredondo.

En este sentido, precisó que las empresas enfocadas a brindar servicios de capacitación han visto mejoras en sus ingresos desde junio de 2021, con aumentos de manera sostenida de 15% desde dicho mes a la fecha, pues las compañías están considerando como un elemento importante el brindar herramientas, conocimientos y actualizaciones a sus colaboradores.

Lo anterior lo reveló en el marco del lanzamiento del programa Agentes de Cambio, el cual consiste en una alianza con la empresa mexicana Lean Six Sigma, con la que estarán brindando capacitación y certificaciones a las compañías afiliadas y no afiliadas al organismo, de todos los sectores, que busquen optimizar sus procesos y hacerlos medibles para lograr un mejor rendimiento.

“En conjunto hemos logrado desarrollar un programa introductorio, el cual pretende brindar herramientas básicas a los colaboradores con la finalidad de ser la puerta hacia procesos de certificación que garanticen la calidad dentro de las empresas. Identificamos que el personal que está capacitado con un enfoque de calidad y de procesos, tiene posibilidad de garantizar mejores resultados y empresas más competitivas y más trascendentales”, dijo.

La capacitación será virtual, a través de la plataforma Zoom y tendrá un costo de 4 mil pesos; sin embargo, la Canaco ofrecerá 300 becas de 100% para los colaboradores de las empresas que así lo requieran, buscando beneficiar al menos a 50 compañías en el estado.

Sergio Buenrostro Rodríguez, director general de Lean Six Sigma, apuntó que con este programa se brindarán herramientas a las empresas para que se vuelvan más efectivos, lo que les dará la oportunidad de dar los siguientes pasos al crecimiento, pues destacó que en el país sólo 78% de las Pymes sobreviven más de dos años.

”Este tipo de capacitación les permitiría aterrizar esta información para poder ser más efectivos, brindamos una estructura, las Pymes son expertos y saben hacer su proceso, pero necesitamos darle una estructura para poder crecer y emprender el camino hacia la mejora continua”, expuso.

Cobros en pequeños comercios

Para Rafael Regil, que es dueño de una frutería en la zona norte de la capital, adecuarse a las nuevas formas de cobro ha sido un reto. Tiene 67 años y poco sabe del manejo de una computadora.

“No la sabía manejar, ni prenderla, pero como veía que muchos jóvenes usan sus teléfonos para pagar, tuve que pensar en que yo también debería aprender a cobrar así”.

De ahí que pidió a uno de sus hijos que le enseñara a usar las aplicaciones de cobro. Primero a usar un teléfono inteligente, después las aplicaciones.

“Le tuve que entrar porque de no haber sido así ya no me iban a comprar, porque si tú no le cobras a un chavo con alguna de estas aplicaciones, ya no te compra y pierdes un cliente”, aseguró Rafael.

Aunque manifestó que es caro por los equipos que debe tener para cobrar, al menos considera que no pierde clientes, y le gana a los que no utilizan las aplicaciones.

Comentarios