22 / septiembre / 2021 | 12:23 hrs.

Interrogantes de la balanza de pagos

Cartera 26/11/2015 01:49 Actualizada 01:50

El reporte de la balanza de pagados del tercer trimestre de 2015 viene acompañado de información ya conocida como que las reservas internacionales se redujeron 12 mil 377 millones de dólares, por lo que al cierre del periodo se ubicaron en 181 mil 929 mdd, que el déficit comercial fue de 6 mil 469 mdd y recientemente que la afluencia de inversión extranjera directa (IED) fue por 7 mil 149 millones de dólares. Sin embargo, lo que no sabíamos era que la reducción de las reservas internacionales fueron resultado de un déficit de la cuenta corriente por 8 mil 856 millones de dólares, un superávit de la cuenta financiera por 8 mil 339 mdd, una variación negativa de errores y omisiones por 11 mil 388 mdd y un cambio negativo de la valoración de las reservas por 472 millones de dólares.

El déficit de cuenta corriente representó 3.2% del PIB del tercer trimestre o 2.9% del correspondiente a enero-septiembre de 2015. Si bien está lejos de los niveles de riesgo (arriba de 5-6%), sí representa una señal de alerta que en Ene-Sep de 2014 fuese de 1.9%. Adicionalmente, llama la atención que casi se haya triplicado considerando que en el tercer trimestre de 2014 fue de 3 mil 107 mdd debido a que el déficit de mercancías pasó de mil 720 a 6 mil 469 mdd en 2015 y el saldo negativo de la renta haya pasado de US$3,657 a US$5,404 millones, como los principales aspectos. El incremento del déficit comercial se atribuye al bajo dinamismo de la producción industrial de Estados Unidos y al desfavorable desempeño de las exportaciones petroleras ocasionado por el desplome del precio del crudo. Sobre el incremento del déficit de la renta, Banco de México lo atribuye en gran medida a que los ingresos disminuyeron anualmente 54.8% a mil 452 millones de dólares, pero no explica a qué se debió esta caída.

El superávit en la cuenta por inversiones se debió principalmente al flujo de IED, en la que ya se refleja la inversión que hizo ATT en el periodo. El superávit de la inversión en cartera fue por 933 mdd que contrasta fuertemente con el registrado en 2014-III (4 mil 477 mdd). Tenemos la hipótesis de que el incremento neto de valores extranjeros por parte de residentes en México reportado en 853 mdd en realidad fue mayor y que una parte importante de los montos de errores y emisiones se deben a una salida de capitales no registrada, considerando que esos instrumentos están valorados en moneda extranjera, lo que representa una cobertura frente a la tendencia a la depreciación del tipo de cambio que se ha presentado desde agosto de 2014.

Por otras inversiones, Banco de México informa una salida de recursos por 226 mdd, cuando un año antes el monto fue mucho mayor 4 mil 186 mdd) debido a que el aumento de activos en el exterior de propiedad de residentes en México por 5 mil 158 mdd. Análogamente, podría ser que este incremento sea mayor al registrado porque algunos inversionistas trasladan recursos a paraísos fiscales sin reportarlos.

Por segundo trimestre consecutivo, se muestran importantes montos de errores y omisiones negativos. Estos no sólo están explicados por IED no reportada, falta de registro de pasivos del sector privado no bancario, la dificultad para estimar algunas actividades como el turismo o el mercado inmobiliario que están recurriendo cada vez más a las Fibras, operaciones por internet, entre otros; sino también por cuestiones como fuga de capitales, contrabando de mercancía, sub-sobrefacturación, y otras operaciones ilegales como el narcotráfico, lavado de dinero o envío de sobornos al extranjero y otras formas de corrupción, reconociendo que la delincuencia ha encubierto envíos. En este sentido, no extrañaría que las autoridades financieras internacionales comenzaran a hacer investigaciones a fondo para explicar por qué los errores y omisiones en 2014 registraron una salida de recursos por 17 mil 997 millones y hasta septiembre de 2015 por 18 mil 898 millones de dólares.

En este sentido, la recomendación que hizo el FMI de reducir el monto de subastas para frenar el ritmo de reducción de las reservas internacionales y que la Comisión de Cambios implementó casi en seguida, dando a entender que el Banco de México tendría que frenar la depreciación con otras políticas como el alza de las tasas de interés de referencia, puede también estar asociada al propósito de establecer mayores controles al movimiento de divisas internacionales.

 

*Maestro en Economía

[email protected]