26 / septiembre / 2021 | 17:18 hrs.

Cuida tu cartera, planea gastos

Cartera 10/12/2015 02:10 Actualizada 08:39

Ya sea en regalos o en la cena de Navidad o de Año Nuevo, cuidar tu aguinaldo o el dinero que vas a destinar a estos rubros es sumamente importante si es que no quieres sufrir la dolorosa cuesta de enero, ese momento en el que esperar el pago de la siguiente quincena se vuelve lo único en lo que puedes pensar. Así que si este año sí quieres aprovechar bien el dinero que destines a la compra de regalos, debes continuar leyendo. De hecho, los regalos son el primer destino en el que utilizan el aguinaldo los mexicanos: 17% del aguinaldo se va a destinar a este rubro, de acuerdo con un estudio de mercado de TNS.

La planeación siempre es fundamental a la hora de comprar los regalos de Navidad. Primero, es necesario que hagas un presupuesto dentro del presupuesto, es decir, que ya que sepas cuánto dinero del aguinaldo vas a gastar en este rubro, a su vez hagas un desglose de este porcentaje. A este respecto, debes saber que de acuerdo con los especialistas, ellos recomiendan destinar 30% de tu aguinaldo (al menos) para el ahorro, otro 30% al pago de deudas y ahora sí el resto eres libre de gastarlo en lo que desees. Así que este presupuesto de los regalos tiene que abarcar sólo 30% del aguinaldo, si es que estás dispuesto a gastarlo todo en este rubro, si no, incluso debe constituir un porcentaje menor con respecto de tu aguinaldo.

“Tenemos que hacer un presupuesto aparte, una vez que ya en nuestro presupuesto normal destinamos cierto dinero para los regalos, tenemos que trabajar con ese monto y ver cómo lo vamos a destinarlo”, explica Fabiola Armendariz, gerente de Contenidos Financieros y Capacitación de Educación Financiera Banamex. En este momento se define quién va a recibir regalo, qué se va a obsequiar y cuánto es el aproximado que se va a gastar en cada uno.

Compara

Si te es posible, ve a las tiendas en momentos de poca afluencia y con anticipación a estas fechas (o sea, en estos días), para que te sea posible comparar precios y escoger tranquilamente.

“No caigas en trampas de supuestas ofertas y rebajas. Si algo no es necesario para ti, aunque esté muy barato, será un gasto innecesario y te puede afectar financieramente. Para saber si es una muy buena oferta lo sabrás con una investigación previa de comparación de precios”, explica la especialista. Para comparar precios internet seguro es una excelente opción, muchos establecimientos publican en línea sus precios y herramientas como “Quién es quién en los precios” de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) pueden ayudarte a hacerlo.

¿Cómo lo vas a pagar?

Ya con esta planeación puedes decidir de qué manera lo vas a pagar. Si lo vas a hacer en efectivo procura sacar el dinero justo, ya que de esta manera evitas la tentación de tener el dinero en la mano y hacer gastos de más.

Si lo pagas con tarjeta de crédito, toma en cuenta que para que valga la pena tienes que pagar el saldo total al final del mes, de lo contrario sólo vas a conseguir que te cobren intereses y el precio de los regalos se disparen.

“Cuando las personas pagan el saldo total de su tarjeta la mejor opción será pagarlo con tarjeta, sobre todo cuando ésta te brinda algún beneficio como millas o puntos. Si eres totalero la mejor forma de pago es la tarjeta de crédito. Paga los regalos con el dinero que tenías presupuestado y listo”, asegura la especialista. Lo que tienes que tener claro es que la tarjeta de crédito es un medio de pago y no de financiamiento.

Si no tienes planeado utilizar tu plástico, mejor evita llevarlo para no caer en tentaciones. Ten claro que el uso de tarjeta de crédito debe orientarse a la construcción de patrimonio y no al simple pago de bienes de consumo.

“Si compras el refrigerador a meses sin intereses te puede ayudar porque este bien te genera un poco de patrimonio, pero en bienes de consumo úsala sólo como un medio de pago”, explica Armendáriz.

Si tienes plástico y suficiente control sobre éste, una opción para ahorrar en la compra de regalos es hacer pedidos en línea. En muchas ocasiones los artículos suelen ser más económicos o tener ofertas adicionales por el sólo hecho de comprarlos por este medio.

Si tu presupuesto es corto pero no quieres dejar pasar estas fechas para regalar algo puedes hacer tú mismo los regalos. Un buen detalle, por ejemplo, es regalar especias o frutos secos en frascos pequeños de vidrio decorados.

Recomendaciones para la cena

Establezcan que alguien de la familia sea el que organice. “Esa persona tiene que hacer un listado de los insumos que se van a requerir para cenar. Él debe comunicar con base en ese listado qué es lo que tiene que llevar. De esta forma se evita el gasto para la familia anfitriona, que es la que siempre termina gastando más”, explica la diseñadora de eventos Vero Palacios.

Esto va a hacer que se coopere con orden —que no terminen comiendo tres tipos de pastas diferentes porque no se organizaron— y sea equitativo el gasto. 

Que todos confirmen su asistencia a tiempo. Muchas veces no todos aseguran que irán a la cena y de pronto el mero día van llegando más personas de las que originalmente dijeron que sí o al revés, se esperaba a más familiares y terminan llegando menos, lo cual genera ya sea compras de último minuto o comida desperdiciada. “Busca un buen método de confirmación para que todos avisen con tiempo quien va y quien no”, sostiene Palacios.

Evita las compras de último minuto. Sí, es un consejo que se dice una y otra vez pero que levante la mano quién no ha gastado de más por esta razón. Hielos, refrescos, cubiertos desechables. Para evitar correr a alguna cadena de tiendas –en las que luego salen más caras las cosas– hacer una lista inicial a detalle de lo que se va ocupar es esencial.

Compra los ingredientes primero y congélalos. Durante diciembre los alimentos básicos suele subir. El año pasado, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) alertó que a los consumidores finales les estaba costando entre 10% y 333% comprar productos básicos como el jitomate, por ejemplo. Así, la recomendación del sitio de asesoría financiera Money Crashers es que compres antes los ingredientes cuando los precios están bajos. “Por ejemplo, puedes comprar la carne o el pescado con dos semanas de anticipación y dejarlas en el congelador, así cuando el momento llegue, vas a tenerlo todo listo”, sostiene.

Calcula bien. Justo tiene que ver con cuántos miembros de la familia confirman y con las proporciones correctas, recomienda Money Crashers: “Cocinar más significa gastar más, así que calcúlalas bien, así ahorrarás dinero”.

Hazla en casa. Es mucho más económico cocinar en casa que comprar la comida hecha, así que date tiempo para preparar las cosas.

Hay de platillos a platillos. Escoge aquellos que no vayan a quebrar tu bolsillo. Hay mucha variedad de guisos mexicanos que pueden ser llenadores –si es que tendrás a muchos invitados– y económicos, recomienda Palacios. Pozole, papa con chorizo, enchiladas, pueden ser la opción. Si el bacalao es caro para tus posibilidades, cocina atún a la vizcaína, por ejemplo, es muy parecido y muy rico. De igual manera, si quieren ahorrarse el pavo, está la posibilidad de cenar costillitas o pierna de cerdo.

Temas Relacionados
Cuida cartera planea gastos