Sin plan contra “ordeña” a Pemex

Cartera 04/02/2014 00:01 Actualizada 11:49

[email protected]

Parte del problema del incremento en el número de tomas clandestinas en los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) es responsabilidad de las propias autoridades del sector.

En agosto del 2011, la Gerencia de Control Técnico y Operativo de Manejo de Combustibles de Pemex Refinación (GCTOMC) solicitó a la Unidad de Inversiones de la SHCP 5.2 millones de pesos para adquirir dos equipos para análisis de espectro, 12 equipos portátiles de medición de flujos, 15 equipos GPS, 5 proyectores multimedia, 15 chalecos blindados y 36 automóviles con el propósito de disminuir el número de tomas clandestinas así como el tiempo de exposición y el volumen de hidrocarburos sustraído por el crimen organizado.

En la solicitud con número de Cartera 1118T40027, el gerente de la GCTOMC, Guillermo Núñez García había advertido en ese momento que “la gran dispersión geográfica del Sistema Nacional de Ductos de Pemex Refinación constituye una condición aprovechada por la delincuencia para sustraer producto a través de la colocación de tomas clandestinas (TC)”.

De acuerdo con el Informe de Avance Físico y Financiero de los Programas y Proyectos de Inversión correspondiente al primer semestre del 2013, este programa de adquisición llevaba un avance del 0.10%.

Según el calendario de ejecución la fecha programada de terminación del proyecto fue diciembre del año 2013, pero en el Presupuesto de Egresos de la Federación de ese año, la compra de estos equipos no fue considerado dentro del paquete presupuestal de Pemex Refinación porque aparece con la categoría de “sin asignación de recursos”.