Adopción. Animales hallan una familia

La rescatista Maru Herrera explica que falta quitar la falsa idea de que es sencillo y sin responsabilidad
Adopción. Animales hallan una familia
Foto: Demian Chávez
04/03/2020
05:21
Alma Gómez
-A +A

A pesar de que la cultura de la adopción de mascotas va en aumento, aún se tiene una falsa idea de lo que en realidad es adoptar a un perro o un gato que se encuentra refugiado en un albergue animal.

Para la queretana Maru Herrera, rescatista desde hace 20 años, la sociedad aún no comprende lo que representa adoptar a un animal, “tenemos la idea de que adoptar es un regalo y que por eso debe ser gratis, cuando en realidad es adquirir un compromiso de 10 o 15 años”, comenta.

La mayoría de las asociaciones protectoras de animales piden una serie de requisitos antes de que una familia adopte a un cachorro, entre ellos, pagar una cuota de recuperación de aproximadamente 600 pesos, y permitir visitas a sus domicilios para comprobar el bienestar del animal.

Maru Herrera explica a EL UNIVERSAL Querétaro por qué cumplir con los requisitos de adopción es sumamente importante, aunque esto implique, en algunas ocasiones, la molestia de los adoptantes.

“Lo primero que pedimos es que el adoptante llene un pequeño cuestionario en el que nos explique por qué quiere realizar un proceso de adopción, eso nos da una idea de cuáles son sus prioridades y por supuesto es fundamental; otra cosa es que al momento de adoptar se pide una cuota de recuperación, es prácticamente algo simbólico, porque ese animalito se va esterilizado y con todas sus vacunas, generalmente es de 600 pesos, algunos cobran un poco más y un poco menos, depende de cada asociación.

“Algunas personas creen que la adopción es gratis y se sorprenden cuando les hablamos de estos pagos, también consideramos visitas a los domicilios para asegurarnos de que el animal efectivamente vivirá en buenas condiciones, el objetivo no es meternos en sus vidas o violar su privacidad, pero para nosotros es de vital importancia asegurarnos de que esa mascotita no va a volver a la calle”, explica.

“Son pocos, pero sí hemos tenido casos en donde vamos a revisar algún domicilio de un adoptante y vemos que el perro no vive en buenas condiciones, que está en la azotea, en el patio, amarrado o a veces llegamos y el perro ya ni siquiera está en la casa porque lo echaron a la calle, es muy triste y eso es lo que queremos evitar. Sé que tal vez es tedioso cumplir con los requisitos de adopción, pero creo que es necesario y además eso demuestra que la persona realmente está interesada en el animalito”, detalla.

pag_4_adopcion_de_perros_dc_7.jpg

Para los rescatistas, cumplir con dichos requisitos es indispensable, pues garantiza que su trabajo de protección a los animales llegó a buen término, aunque para algunas personas tantos trámites son innecesarios y prefieren desistir de la adopción.

Ese es el caso de Maribel González, una joven de 32 años que tenía la intención de adoptar a un perro de raza pequeña, pero se encontró con varias restricciones al momento de solicitar la adopción.

El primer requisito fue no vivir en un lugar tan pequeño. La adoptante tampoco estuvo de acuerdo con las visitas a su domicilio para garantizar el bienestar del perro, así que declinó su solicitud.

“Hace un par de años tuve la intención de adoptar un perro de talla chica, quería ayudar a un animalito de un albergue y me pidieron muchísimos requisitos, querían revisar mi casa, me dijeron que no tenía espacio suficiente y casi me negaron la posibilidad de adoptar y es muy frustrante porque te quitan la intención de ayudar, parece que voy a adoptar a un niño, y preferí mejor no seguir con el trámite, además con la inseguridad, no quise dejar entrar a desconocidos a mi casa”, recuerda.

Ana Fonseca es, por otro lado, una persona que está a favor de que los requisitos de adopción de mascotas se cumplan al pie de la letra y dice a los inconformes que “la única forma de adoptar a un perro sin que te pidan requisitos es rescatar a uno en situación de calle”.

“Siempre he apoyado la labor de los rescatistas, es una obra maravillosa y entiendo que pidan tantos requisitos, son necesarios porque ese es su trabajo; yo también quería adoptar y lo que hice fue que adoptar a un animalito de la calle, pagué todos sus servicios médicos y no tuve ningún tipo de restricción, entonces a la gente que no está de acuerdo con tanto trámite puede hacer lo que yo hice, esa también es una buena forma”, dice.

Las opiniones sobre el tema de la adopción de mascotas y la serie de requisitos son variadas; algunos consideran que son necesarios, y otros, que son un exceso. Sin embargo, a pesar de la polémica, Maru Herrera nota con orgullo que la cultura de la adopción de mascotas en Querétaro va en aumento.

En la asociación de rescate animal Rabsa, que ella preside, se rescatan a más de 10 animales a la semana; sin embargo, las capacidades de los albergues son limitadas, por lo que pide a los ciudadanos apoyar este tipo de organizaciones que trabajan con recursos propios y cuya principal fuente de recursos son las donaciones.

“En un evento podemos concretar hasta 10 adopciones y eso es muy bueno porque ese es el objetivo de nuestro trabajo, que los animales salgan de los albergues, encuentren un hogar y que nunca vuelvan a las calles”.

Comentarios