A dos meses de haber inaugurado la Central de Emergencias y de cristalizar la adquisición de un nuevo camión de bomberos, el municipio de Corregidora presume tener una de las mejores direcciones de protección civil a nivel nacional.
30/05/2017
09:11
Gonzalo A. Flores
Corregidora, Querétaro

La Unidad Municipal de Protección Civil de Corregidora nació a mediados del año 2000. 17 años después de su creación, a dos meses de haber inaugurado la Central de Emergencias y de cristalizar la adquisición de un nuevo camión de bomberos, presume ser una de las mejores direcciones de protección civil a nivel nacional, además de ser referente internacional con los protocolos y metodologías que se han implementado, sobre todo en el tema de la gestión integral de riesgo.

Para el titular de la unidad, Carlos Rodríguez di Bella, estos logros se han alcanzado gracias a la participación de la sociedad y el apoyo del gobierno municipal, que desde el inicio de la actual administración —en 2015— a la fecha ha hecho una inversión histórica cercana a los 30 millones de pesos entre equipamiento, capacitación, construcción de instalaciones y el gasto corriente, “para mantenerse a la vanguardia y en todo momento preparados para responder a los llamados de las siempre inesperadas emergencias”.

“Las nuevas instalaciones de la Central de Emergencias vinieron a dignificar totalmente los servicios; ya teníamos unidades buenas, pero esta estación tuvo una inversión de 8.5 millones de pesos, instalada en un lugar estratégico para acceder a las vías primarias rápidas”, comentó el titular de la unidad en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL Querétaro.

Rodríguez di Bella tomó la dirección del organismo municipal en 2012. “Me encontré con una dirección de protección civil con carencias muy lamentables, por ejemplo, unidades paradas por mantenimiento, gente con mucha disposición y profesionalismo pero muy poca capacitación, no contaban con uniformes, tenían sueldos bajos... en fin, me encontré con un proyecto muy importante, un reto muy grande de llevar a esta dirección a ser de una de las mejores, no sólo del estado sino que estamos calificados como una de las mejores direcciones de protección civil a nivel nacional”, destacó.

Según Carlos Rodríguez, el avance y la mejora de la unidad en los últimos años se atribuye a la participación de la ciudadanía, pues “ sin ellos no se puede hacer nada, porque la ciudadanía hoy en día se involucra, se torna en una comunidad que se interesa por su propia seguridad y que, además, a través del pago de sus contribuciones es que esta dirección ha podido crecer”.

Ubicación estratégica

Con las nuevas instalaciones, la unidad de protección civil ha visto cristalizados beneficios inmediatos, como la disminución en el tiempo de respuesta ante las emergencias en el municipio de Corregidora.

“La ubicación [de la central] nos favoreció para poder reducir los tiempos de respuesta de siete minutos a cinco, en promedio, y el valor agregado de esto es que llegamos antes y esos dos minutos pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte de una persona”, indicó el director.

Explicó que actualmente la Unidad de Protección Civil Corregidora cuenta con cuatro ambulancias, y una de ellas está equipada como unidad de soporte avanzado de vida; esto quiere decir que tanto la unidad como el personal que atiende a bordo de esa ambulancia “cuenta con todos los conocimientos para dar atención médica pre hospitalaria regulado con el médico del Centro Regulador de Urgencias Médicas”.

Aseguró que gracias a esto “ los resultados que hemos tenido con este equipamiento han sido halagadores para nosotros pero de mucha importancia para la vida de la gente”.

Entre las mayores emergencias que se presentan dentro del municipio, Carlos Rodríguez señala que son las urgencias cardiacas y las urgencias metabólicas como la diabetes, “pues hay personas de edad avanzada que las padecen y al reducir los tiempos de respuesta... por ejemplo de un paro cardio-respiratorio, el porcentaje de reanimación exitosa se ha incrementado de manera notoria, de tal forma que somos una dirección en la que tiene el ojo puesto la Asociación Americana del Corazón, quien a nivel continental rigen los protocolos de la reanimación cardiopulmonar”.

Hay una atención especial hacia Corregidora “porque se les hace digno de estudio el porqué se reanima con tanto éxito en este municipio, pero esa respuesta sólo tiene que ver con la participación de la ciudadanía.

“Son dos factores: uno de ellos, la participación de la sociedad, pues tenemos capacitada aproximadamente 7% de la población del municipio actualmente, porque nos hemos dado a la tarea de salir a las calles a convivir con la gente, a capacitarlos en temas de primeros auxilios, prevención de accidentes y riesgos, conocimiento y auto gestión del riesgo en el que ellos viven; es un trabajo de calle que nos ha dado resultados”, asegura Rodríguez di Bella.

Asimismo, la labor de la unidad se ha reforzado todavía más con la reciente adquisición de un camión de bomberos completamente equipado, el cual requirió una inversión de alrededor de 2.5 millones de pesos entre la unidad y todo el equipamiento con el que cuenta, “ya que es un equipo de primer mundo para temas de rescate vehicular, rescate pesado y rescate vertical, este último muy útil al darse la construcción de edificios en la demarcación”.

Según cifras oficiales, Corregidora genera en promedio entre 3 mil 800 a 3 mil 900 llamadas de emergencia al año.

“Este es un dato importante porque pese a la tasa de crecimiento que hemos tenido —que es entre 7% y 8% anual—, nuestro estándar de servicio se ha mantenido, por lo que lejos de incrementarse con el crecimiento de la población, la tendencia es negativa, a la baja, debido a todos los trabajos que se hacen en la calle con la ciudadanía”, agregó el director.

La clave del éxito

Según Rodríguez di Bella, el que la ciudadanía se involucre en los temas de su propia seguridad es esencial en el avance que ha tenido el municipio en materia de protección civil.

“La gente de Corregidora está muy involucrada, cada año los ves formados religiosamente para tramitar su visto bueno de protección civil. Hacemos la verificación de los edificios y locales comerciales, por lo que desde octubre de 2015 a la fecha solamente hemos atendido 36 incendios o incidentes en establecimientos de una base de 4 mil 500 licencias, esto representa menos de 1% y esto habla de que la gente está involucrada y haciendo su trabajo”, expresa el titular local de protección civil.

Apoyo y coordinación, primordiales

Rodríguez di Bella detalla que de las más de 3 mil 800 llamadas que se reciben por año, 63% son por emergencias médicas, razón por la cual se ha fortalecido la atención en los últimos años, además de contar con el “invaluable apoyo” del Centro Regulador de Urgencias Médicas (CRUM), dependencia con la que —asegura— se tiene una gran coordinación.

“Cuando se trata de la vida de una persona no se puede escatimar en el recurso, por lo que el apoyo del CRUM ha sido clave para que nosotros también tengamos este tipo de servicios de primer mundo”, añade.

Aunque el apoyo del CRUM es primordial, en Corregidora se cuenta con un sistema municipal de emergencias, “el cual cataloga el tipo de servicio y directamente del C4 se nos transmite vía radio y vía mensaje de texto por internet, donde se nos indican los datos generales del servicio, como ubicación, nombres, trayecto y — en general— información muy precisa de utilidad para nosotros. Incluso, los operadores de 911 están capacitados por nosotros para brindar primeros auxilios vía telefónica, apoyo sicológicos o médicos a distancia, medidas con las que se han salvado un importante número de vidas”.

Actualmente, en la Central de Emergencias de Corregidora laboran 22 personas: 16 se dedican al trabajo operativo en atención de emergencias. “Son 12 personas que cubren tres turnos —cuatro por turno—, un subdirector, dos inspectores que son bomberos y técnicos en urgencias médicas, además de su labor de inspector, algo que se ha reflejado en nuestros tiempos de respuesta, pues en ocasiones ellos están en la calle haciendo su labor de inspección y si hay una emergencia cerca de donde están, ellos acuden de primera respuesta.

“Si la ambulancia está ocupada, acude el camión de bomberos y se justifica que se utilice en una urgencia médica o sale el subdirector o el director, ya que también nuestras camionetas están equipadas con todo lo que se requiere para atender una emergencia, esperando el refuerzo de la ambulancia en caso de ser necesario un traslado”, destaca.

Capacitación continua

Otro tema importante para que la Unidad de Protección Civil de Corregidora sea un referente por el servicio que brinda es la capacitación que constantemente recibe el personal.

De entrada, platica Carlos Rodríguez, todo el personal de la dirección municipal está diplomado en Protección Civil: todos son especialistas con un aval de una institución académica o el Centro Nacional de Prevención de Desastres, que otorga la respectiva certificación como técnico en gestión del riesgo.

“Es un requisito indispensable que todos estemos certificados en el tema y eso habla del nivel de profesionalismo que tiene la gente”.

No obstante, al ser un área en constante transformación, el personal recibe debe actualizarse para mantener la excelencia en su servicio.

“Hemos tenido la oportunidad de participar en cursos en Texas, California, Indianápolis, Chicago; tenemos intercambios de trabajo con departamentos de bomberos, como el de Bakersfield, California; en el área de servicios médicos también se han hecho intercambios, además de que actualmente todos los técnicos en urgencias médicas acabamos de contratar un curso para que tengamos dos especialidades: una de AMLS que significa Advance Medical Live Support (un curso de cuidados avanzados) y la otra de ACLS, que es para urgencias cardiológicas, recientemente nos dieron un curso de rescate en cañones y acabamos de estar en Montreal, Canadá, con quienes tenemos mucho intercambio de información”, detalla.

Corregidora, a la vanguardia

Si México es referente mundial en protección civil, Corregidora no se queda atrás.

“Nuestros protocolos están emparejados con los protocolos internacionales, obviamente adaptados a Corregidora; están hechos exprofeso para nosotros, como el plan municipal de emergencias en el que se catalogan... quiénes son los coordinadores, dónde tienen que reunirse, entre otras cosas”, añade.

Rodríguez di Bella afirma que el municipio es de los pocos que cuenta con un plan de continuidad de gobierno. “Si hay alguna situación que ponga en riesgo la gobernabilidad, entiéndase una inundación en el Centro de Atención Municipal (CAM), alguna falla eléctrica o de servicios, tenemos un plan de continuidad, “el plan b”, que está elaborado por nosotros.

“También somos el primer municipio en el estado que está ‘cardioprotegido’, que significa que dentro del CAM hay un desfibrilador y en caso de que alguien sufra una emergencia cardiaca, en menos de tres minutos ese paciente se puede estar desfibrando por el mismo personal del mismo centro”, compartió.

Por esta razón, recientemente la unidad reformó su reglamento para exigir que en centros de concentración masiva, como escuelas y centros comerciales, existan desfibriladores.

“Es un tema muy importante para nosotros. Una de las campañas exitosas que tuvimos se llamó Corregidora de Corazón, en donde en contacto con la gente: en un lapso no mayor a cinco minutos enseñamos la detección de infarto cerebral, infarto agudo de miocardio y reanimación cardiopulmonar sólo con manos, sin la necesidad de insuflar porque muchas de las personas alrededor de un caso de los anteriores dejaban de atender a pacientes por el tema de intercambio de fluidos, y ahora hay una metodología que sólo requiere compresiones de alto ritmo y con eso se logra bombear sangre en lo que llega alguna unidad especializada”, que tarda en promedio cinco minutos en llegar al lugar.

La Unidad de Protección Civil de Corregidora también se encargó de la digitalización del Atlas de Riesgo, labor que les llevó año y medio, pero que diariamente se actualiza con el único propósito de preveer la seguridad de todo un municipio que entre sus mayores riesgos presenta las lluvias, accidentes vehiculares, las peregrinaciones, entre otros.

Y aunque las emergencias no avisan, en la Unidad de Protección Civil de Corregidora están listos para enfrentar lo que venga en ésta o cualquier parte del estado donde la sociedad los necesite.