Compartir
Necesario atender aspectos de organización urbana, movilidad, transporte público, habitabilidad y cuidado de los inmuebles señalan autoridades
28/12/2016
02:43
Lenin Robledo

A 20 años de que la ciudad de Querétaro fuera inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), es necesario atender aspectos de organización urbana, movilidad, transporte público, habitabilidad, cuidado de los inmuebles, entre otros; no sólo en el Centro Histórico sino en toda la metrópoli, indicó el secretario técnico del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Diego Prieto Hernández.

Consideró que es fundamental crear estrategias que vinculen de una manera eficiente el plan de conservación del centro histórico con un plan general de crecimiento ordenado en toda la zona metropolitana.

“El Centro histórico no puede pensarse como un espacio aislado del conjunto urbano, sino en el contexto de la ciudad, toda; una ciudad en la que tenemos que entender que debemos regular su crecimiento, densificar su configuración urbana, dotarla de un servicio de transporte público eficiente, por lo tanto de una movilidad funcional para el conjunto urbano”, aseveró.

Debido al crecimiento poblacional que ha registrado la ciudad en años recientes, puntualizó que en materia de movilidad es importante trabajar en la creación de modelos en donde los habitantes como los visitantes –especialmente peatones y ciclistas– puedan transitar fácilmente por la ciudad, declarada como Zona de Monumentos.

Otro de los retos es equilibrar los usos habitacionales con los comerciales para evitar la llamada terciarización, “hay que evitar que eso redunde en el despoblamiento y en la afectación de los vecinos es decir, que se nos convierta en un centro histórico exclusivamente de carácter comercial y de servicios o de carácter turístico, esos son usos legítimos, pero se tienen que equilibrar”, apuntó.

Responsabilidad compartida. Por su parte, el delegado del INAH en Querétaro, Manuel Naredo Naredo manifestó que es responsabilidad, tanto de este instituto, como del gobierno estatal y municipal, así como de los propietarios, mantener en buenas condiciones las edificaciones que se encuentran en el primer cuadro de la capital queretana, donde se han detectado más de 70 inmuebles con deterioros graves a muy graves.

“Hay que recordar que el patrimonio no es solamente aquel que nosotros consideramos un patrimonio muy relevante como los ejemplos clásicos como el Acueducto o la Casa de la Marquesa sino todos estos inmuebles que fueron construidos antes del siglo XX y que por muy sencillos que parezcan representan un patrimonio importante que fueron considerados por la Unesco para la declaratoria mundial también”.

Compartir