Rosa Cortés, viaja desde Taxco, Guerrero, junto con su nuera y nietos a Querétaro para vender artesanías, pese a que inspectores la amenazan con quitarle su mercancía si la encuentran vendiéndola en la calle
26/07/2018
10:59
Redacción Querétaro