“Queremos seguir recorriendo la legua”

Lupita Pizano y Víctor Sasia se formaron en Cómicos de la Legua y recientemente le dieron dos premios nacionales a este grupo teatral
“Queremos seguir recorriendo la legua”
Fotos: Mitzi Olvera
11/12/2018
05:46
Rocío G. Benítez
-A +A

Tenía el sueño de ser futbolista, pero por accidente llegó al grupo de formación de Cómicos de la Legua, ahí  Víctor Sasia descubrió que su verdadera vocación no estaba en las canchas sino en los escenarios. La historia de Lupita Pizano tiene el mismo tono, quería estudiar medicina, luego se decidió por la carrera de derecho y después se entregó por completo al teatro.

Esta pareja de jóvenes actores, directores y maestros, dieron los más recientes triunfos a la agrupación que hace 59 años inició el célebre Hugo Gutiérrez Vega, y quieren seguir recorriendo la legua con la misión de formar a niños y jóvenes, para que a través de la escena conozcan valores de respeto, trabajo en equipo y lo principal: amor al teatro y amor hacía ellos mismos. Pero también quieren dignificar el teatro infantil. 

“Lo más importante es retomar la seriedad y la importancia del teatro para niños, porque creo que la mayor parte de espectadores  piensan que el teatro con niños  es para niños, con didácticas más ligeras, y por ejemplo en Los niños de Morelia que parte de algo real como es una guerra, a mí me queda claro que lo más importante es enfocarnos en esa visión y no asumir que si es un teatro de niños, entonces va a ser algo ligero”, expresa Lupita.

vq-rec3_76177602.jpg

Con la puesta en  Moliere y Magdalena, obra de Franco Vega, ganaron el segundo Certamen Nacional de Teatro Clásico MX; y con Los niños de Morelia recibieron el premio del Certamen Nacional de Puestas en Escena Víctor Hugo Rascón Banda, un legado para el siglo XXI.

Conscientes de que con estos premios están contribuyendo a incrementar el legado de la agrupación de teatro universitaria más antigua de Latinoamérica, han expresado que su deseo es seguir recorriendo la legua, con el teatro clásico español que es la base de la compañía, pero también están experimentando.

“Sí queremos seguir recorriendo la legua con Cómicos, lo  queremos hacer con el teatro tradicional, pero también buscamos revolucionar para llegar más lejos como grupo y creo que este año lo logramos en cierto modo, a veces no siempre se logran reconocimientos y premios, pero esta vez se logró con el trabajo de los chicos”, detalla Víctor.

Lo que ambos quieren inculcar en sus pequeños alumnos son valores como el respeto y el trabajo en equipo.

“Con los niños hay que jugar y divertirse, es muy importante que aprendan sin que se den cuenta que no es una escuela formal, y que a través del trabajo en equipo vayan encontrando los valores de respeto, de amor al teatro  y amor hacía sí mismos”, asegura Víctor.

Y en el escenario, aunque son pequeños, dan cátedra de profesionalismo, como los más grandes actores.

Artículo
Con sus dos recientes galardones, la agrupación de la UAQ reafirma su compromiso con el teatro
Los niños son el futuro de Cómicos de la Legua Los niños son el futuro de Cómicos de la Legua

“Han logrado un trabajo muy profesional que muchos actores quisieran tener;  nuestros niños son muy profesionales”, agrega Lupita, quien lleva ya 10 años ininterrumpidos en Cómicos, participando como actriz, asistente, directora, “con lo que se ofrezca”, dice.   

Pizano conoció el trabajo de la agrupación porque era la encargada de llevar a su hermana menor a la clase de teatro, un día la invitaron a participar en la tradicional pastorela y ahí comenzó su amor por el escenario. En sus planes estaba el estudiar medicina, terminó la carrera de abogacía y luego tomó la actuación como su verdadera pasión. “Cuando terminé derecho dije: ‘yo quiero hacer teatro toda la vida, y aquí estoy’”.

Víctor tiene 11 años en Cómicos, y confiesa que llegó por accidente, quería ser futbolista y la trama de su propia historia lo llevó al teatro, y pronto pasó de ser el apuntador a convertirse en protagonista.

“En ese momento montamos Soñando con el Quijote, luego con la obra En qué piensas, de Xavier Villaurrutia, concursamos en el Festival Estudiantil de Teatro, que lo fomentaba Manuel Naredo,  y me dieron premio como mejor actor, ahí todos me dijeron: lo tuyo es el teatro, y me convencieron. Hace cuatro años salí de la carrera de artes escénicas, ahora toda mi vida es el teatro y lo vivo; actúo, dirijo y doy clases, pero todo fue por accidente”, cuenta entre risas. 

 

arq

Comentarios