Se encuentra usted aquí

Ozzy García presenta "Bodas triquis"

El fotógrafo expone en la Galería Rizoma una selección de 15 imágenes, de la celebración de dos matrimonios en Oaxaca
Bodas triquis
FOTOS: CORTESÍA BOARD DRIPPER Y OZZY GARCÍA
14/04/2019
07:27
Rocío G. Benítez
-A +A

Todo el pueblo está invitado a la boda. Y una de las tradiciones que siguen al pie, es la de vestir a los novios. ¿Con qué los visten? Con los regalos de los padrinos, familia y gente del pueblo. Una camisa o cinco, un sombrero o seis, todos son sobrepuestos en el cuerpo del novio; la novia recibe sus huipiles y collares, que luce en frente de todos, porque todos son parte de la celebración. Y Ozzy García, como invitado especial en esta boda de Guadalupe Tilapa, Oaxaca, captó con su cámara esos momentos, que hoy forman parte de la exposición Bodas Triquis, que presenta en Galería Rizoma.

vq-ozzy2_93818070.jpg

El fotógrafo viajó desde Querétaro a Juxtlahuaca, invitado por el pintor triqui Joel Merino, y de ahí caminaron hasta el lugar donde fue la celebración, hicieron 17 horas, dos días de caminata, convivencia y comida, previo al gran festejo. “Una gran experiencia”, dice Ozzy.

En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, el fotógrafo platica de este viaje fotográfico, que sus propias imágenes describen como maravilloso e inolvidable.

“Allá las bodas son los miércoles o los sábados, son días de buena suerte para ellos, y comienzan a las cuatro de la mañana, porque se hace toda una celebración, pasan por el padrino, pasan por la banda de música y luego llegan a la zona donde es la boda y ahí todas las mujeres hacen un baile, alrededor de las ofrendas, sólo las mujeres bailan, y terminando ese ritual continúan con la comida, es una gran fiesta”, explica.

De las más de 80 fotos que seleccionó, de dos bodas que documentó en su viaje a Oaxaca, sólo 15 imágenes están en la muestra, en una de ellas se ve a una pareja cubierta de la cara con máscaras y en el saco del novio se ven colgados unos billetes, otra de las tradiciones en los casamientos. La serie de Ozzy estará en este mes en Galería Rizoma, espacio que abrió Board Dripper en la calle Mariano Escobedo 161, Centro Histórico de Querétaro.

Del lenguaje visual. Ozzy García tiene nueve años dedicado por entero a la fotografía. “Quise meterme en la facultad de Comunicación y Periodismo, ahí en la Universidad Autónoma de Querétaro, pero no lo logré”, platica. En un periódico de San Juan del Río estuvo por un año trabajando de fotoperiodista hasta que decidió seguir su camino de forma independiente. “Y me va bien, pero claro, diario le tengo que buscar, porque tengo una familia que cuidar”.

Su interés por la imagen inició desde la infancia y se acrecentó cuando le heredaron las cámaras que guardaba su abuelo.

“Desde niño tengo una historia con las cámaras, principalmente con las que compraba mi abuelito, las dos cámaras que quedaron de él me las regaló mi tío; yo tengo muchos VHS que me grababan de niño en los festivales, de una y otra manera he sido medio extrovertido, entonces siempre había cámara de foto y video, desde muy niño vi eso, pero nadie en mi familia lo hacía de manera profesional o ya de carrera, no hay eso en mi familia, yo tomé la decisión de dedicarme a la foto desde muy chavo”.

Pero también dice, con contundencia, que no se ha dejado influenciar por nadie, por lo mismo que “no he agarrado academia, no he agarrado escuela”. Y eso le da la esperanza de que, cada vez que toma la cámara puede hacer algo diferente, “diferente en un sentido personal, no de que asombre, sino que realmente la foto diga: sí soy yo en esta etapa, en conjunto con las personas que me dejaron retratarlas”.

Artículo
Por segundo año consecutivo, se celebra una de las fiestas típicas de los istmeños
Querétaro abraza tradiciones oaxaqueñas en la capitalQuerétaro abraza tradiciones oaxaqueñas en la capital

Se crió con la cámara análoga y un intento fallido por revelar su primer rollo de 35 milímetros, se dio cuenta que la fotografía podría formar parte de su vida, ahora dice que la foto y el mismo cuerpo de cámara, son su fascinación.

“Revelé un primer rollo y no me salió nada, todas las fotografías que yo tenía en mi mente ya las había, de cierta manera, asegurado, y cuando no salió nada, me sentí muy mal, porque las quería meter a un concurso y ya estaba con el tiempo encima, pero enseguida me puse a pensar y aceptar que es parte también de la fotografía y más análoga”.

Bodas Triquis es su proyecto más reciente, y el fotógrafo espera se pueda exhibir la selección completa en otro espacio; también expresó su interés por tratar otros temas de las comunidades de Oaxaca.

Comentarios