La historia de la Casa de la Corregidora

El sitio, clave de la Independencia, es de los más visitados durante las Fiestas Patrias
La historia de la Casa de la Corregidora
Foto: Demian Chávez, El Universal
15/09/2019
06:08
Francisco Flores
-A +A

El 15 de septiembre, una de las fechas simbólicas de esta ciudad por el papel que jugó Querétaro en la gesta de Independencia, a través de las reuniones conspiratorias que se llevan a cabo en los que hoy se conoce como la Casa de la Corregidora.

En estas fechas, en las que se celebran las Fiestas Patrias, se incrementa el flujo de turistas que recorren los pasillos de la Casa de la Corregidora, donde se ofrecen diariamente visitas que cuentan con la explicación guías profesionales que narran los sucesos históricos registrados en este inmueble, que actualmente alberga las oficinas del gobierno estatal.

Las reuniones conspiratorias, celebradas en la casa del Corregidor de Querétaro, Miguel Domínguez, fueron disfrazadas como encuentros literarios, aunque en realidad se hablaba de política.

Por ello, tiempo después se le bautizó a estas reuniones como la conspiración de Querétaro, promovida principalmente por doña Josefa Ortiz de Domínguez, a quien se le conoce como la Corregidora de Querétaro.

A estas reuniones políticas acudieron algunos de los más famosos revolucionarios de los primeros momentos de la Independencia, como los capitanes Arias, Aldama e Ignacio Allende.

El 13 de septiembre de 1810 se informó al juez eclesiástico Rafael Gil de León, que se preparaba una conspiración para proclamar la Independencia de México.

Pero Josefa Ortiz decidió intervenir y avisar a los revolucionarios. Elaboró una nota con letras impresas sacadas de periódicos, para evitar que se reconociera su caligrafía, y decidió enviársela al capitán Allende a través del alcaide Ignacio Pérez, quien cabalgó en busca del capitán y al no encontrarle en San Miguel el Grande, entregó la misiva a Miguel Hidalgo.

La leyenda también cuenta que, para proteger a su esposa, Miguel Domínguez encerró a la corregidora en un cuarto bajo llave, pero ella pudo advertir a Don Miguel Hidalgo y Costilla, haciendo sonar uno de sus zapatos y así un criado de su casa la oyó y advirtió al cura que la conspiración había sido descubierta.

Tras esta notificación, el cura Hidalgo decidió adelantar el levantamiento a la madrugada del 16 de septiembre de 1810, el cual estaba previsto que se iniciara el 1 de octubre del mismo año.

Casa de la Corregidora. Es un edificio histórico del centro de la ciudad, ubicado en el lado norte de Plaza de Armas, en la esquina de 5 de mayo y Pasteur.

Originalmente se llamó desde que fue construida Casa de los Corregidores y se desconoce la época exacta en que comenzó a llamársele Casa de la Corregidora.

Fue sede del Corregimiento de Querétaro, división político-administrativa de Nueva España y fue casa de los titulares que ocupaban de tal cargo.

En 1821, Agustín de Iturbide, por breves días, despachó en esta casona una vez vencida la resistencia española, también el presidente de la República, José María Iglesias, instaló en 1876 su Gobierno, por lo que el inmueble sirvió de Palacio Nacional.

En 1867, Maximiliano de Habsburgo varias veces discutió ahí con sus generales los problemas de estar sitiados y condecoró a los distinguidos en campaña.

La casona fue Palacio Municipal hasta 1981, pero a partir de ese año este inmueble es Palacio de Gobierno.

El Mausoleo de la Corregidora. El Panteón de los Queretanos Ilustres es el primer cementerio que existió en la ciudad de Querétaro y data de 1847. Se ubica en el convento de la Santísima Cruz de los Milagros.

Este mágico lugar se ha convertido en uno de los sitios que más visitan los turistas. A las afueras del Panteón, se tiene un espectacular mirador, desde el cual se observan los Arcos.

El Panteón ha sido testigo mudo de importantes batallas que se han escrito en la historia nacional, además de que también se encuentran los restos de algunos personajes históricos.

Uno de sus grandes atractivos es el Mausoleo de la Corregidora, que comparte con su esposo, el Corregidor Miguel Domínguez.

También encontramos La Capilla Dolorosísima, donde descansan dos protagonistas de la Independencia: Epigmenio González e Ignacio Pérez, reconocido como el mensajero de la libertad.

A un costado del panteón se encuentra una placa que señala: “El Pueblo Queretano, dedica con amor y veneración este histórico lugar, para honrar perennemente la memoria y el ejemplo de sus hijos ilustres”.

Comentarios