Se encuentra usted aquí

#Cuento| Xhanarati

¿Cómo puedo aspirar a un futuro digno sino hay acceso a lo básico para cualquier ser humano? ¿Cómo puedo ofrecer a mis hijos algo mejor si no tengo un sueldo?
#Cuento| Xhanarati
Foto: Archivo. El Universal
11/08/2019
09:16
Ayari Velázquez
-A +A

Parte 2

Las comunidades están formadas en su mayoría por una población infante y de adultos mayores, los jóvenes padres y madres de familia intentan cruzar a Estados Unidos, la mayoría muere en el intento y traer los cuerpos de regreso es una misión que casi siempre es fallida. Acceder a la comunidad es casi tan difícil como salir de ella. Los niños que se quedan, lo hacen bajo la tutela de la hermana mayor, que siempre es menor de edad. Las niñas en lugar de jugar, de ir a la escuela, de ser niñas, tienen que convertirse en mamás desde los seis o siete años, ya que están criando a sus hermanos más pequeños o trabajan en el hogar, y trabajar en el hogar es duro, porque implica ir por la leña, ir al cafetal, levantarse en la madrugada para hacer el lonche, el almuerzo.

La educación informal, como ellos la llaman, es intermitente. Cuando es época de trabajar las tierras o de cosechar, los niños se ausentan de las aulas porque tienen que trabajar, porque si no trabajan la familia entera no come. La educación es un distractor del objetivo principal para muchos de los padres, si eres niña ¿para qué estudias, si te vas a casar?; si eres niño, ¿para qué estudias si te vas a ir para Estados Unidos? Son el par de soluciones que dan los padres para darles a sus hijos “una mejor calidad de vida”. Es la forma de liberar espacio, de tener un gasto menos: imagínate un solo cuarto, en ese cuarto comes, duermes, cocinas, hay animales, ahí recibes a tus visitas. Ahora la alimentación, ¿qué fortaleza física puedes construir no de años de comer maíz y chile, sino generaciones que han sido alimentadas así?

Artículo
Todos conocían a Epitafio por su raro gusto musical y por su buena suerte
#Cuento | El club de los 26#Cuento | El club de los 26

¿Cómo puedo aspirar a un futuro digno sino hay acceso a lo básico para cualquier ser humano? ¿Cómo puedo ofrecer a mis hijos algo mejor si no tengo un sueldo? Porque mi comunidad, mi raza, mi gente para los poderosos, para los que se supone que deben ayudarnos a tener acceso a la salud, la educación, la vivienda a una vida digna; no existe.

Este es un mensaje para todos los comuneros, solo queda un día para la llegada de los Zapatistas a nuestra comunidad, por tal motivo, se les solicita de su amable cooperación, para limpiar las calles, recoger los materiales para construcción, ya que se requieren tener listos los preparativos. El último día de esfuerzo para todos los comuneros.

¿Cómo es la imagen de los niños indígenas para la sociedad? Se los ejemplifico con Tsanda, niña indígena de cinco años de edad que tiene fiebre y no hay manera de bajar la temperatura porque en el pueblo no hay nada, ni una pastilla, nada. Al pasar el día, ella deja de respirar. La comunidad donde vive su familia carece de un centro de salud, como consecuencia no hay acceso a medicamentos. Sentir la rabia y la impotencia de que se pudo haber salvado con una pastilla. Nunca existió esa niña, ni siquiera alcanzó ser una cifra en las tasas de mortalidad de este país, no está ahí porque no existe, porque no nació, porque no hay un registro legal de Tsanda. Tsanda no existe por ser indígena y por ser mujer. Esa es la imagen de los niños indígenas: NO NATOS. Van a nacer, se van a morir antes de los cinco años, o a lo mejor la van a librar, pero nunca van a existir para la sociedad.

Y el Subcomandante Marcos ¿qué opina? ¿Cuál es la voz ante los años de lucha y casi nulos resultados del EZLN?

“Nuestro trabajo es explicar la realidad, como si fuera una casa con puertas y ventanas. Para que los pueblos puedan decidir que puerta quieren abrir o cerrar de acuerdo a lo que ellos puedan ver en las ventanas. Si la comunidad acepta, emprendemos la marcha y creamos las condiciones para la salida. Una marcha de un grupo rebelde en un territorio tan herido como es México, el vehículo en el que se mueve el Zapatismo es un arado. El ejército no se mueve en camiones, se mueve a pie. Porque nos dimos cuenta que la tierra necesita ser alborotada, necesita ser y nosotros somos el pretexto. Sabíamos que el malestar general iba a despertar, sabíamos que a la hora que va avanzando nuestra marcha, iban a empezar a salir muchas cosas y con ellas iba aparecer la tentación de tratar de encabezar o alterar otras fuerzas. Queremos que todas las fuerzas que se logren conjuntar, vayan hacia un solo objetivo y que ese objetivo sea conseguible. En este caso el reconocimiento constitucional de los derechos indígenas. En este momento las comunidades indígenas están haciendo realidad para todos todo nada para nosotros. Nuestra idea era que salía el EZLN y en el trayecto íbamos sumando fuerzas y llegábamos a la CDMX con un gran fuerte de fuerzas indígenas que planteaban sus demandas al gobierno y lo que fue ocurriendo fue que estas fuerzas fueron delegando en el EZLN su representación con la entrega de bastones de mando, el trasfondo era: >. El consenso que se ha alcanzado a nivel nacional en todas las clases sociales en cuanto a que tiene que resolverse el problema indígena es impresionante, salvo la cúpula empresarial y solo una parte de ella se ha declarado en un retroceso histórico al decir que las condiciones en las que viven las poblaciones indígenas son las condiciones en las que les corresponde estar por el simple hecho de ser indígenas. Fuera de ellos el resto de la población reconoce que la demanda es justa y que éste es el momento de resolverla. ¿Los Zapatistas caminan o son camino? Elegimos ser camino, es decir, no parar. La palabra zapatista ve hacia el futuro, es una palabra hecha para las generaciones futuras, porque la lucha es un camino largo y si nosotros somos camino, la lucha sigue: Te he dado la llave de una puerta que todavía no existe, cuando esa puerta llegue tú ya tienes la llave.

Siempre es motivo de duda el pasamontaña, es simple, si a la gente no le interesa quien está detrás del pasamontañas, es que ha entendido lo fundamental: Hubo un personaje llamado el Subcomandante Marcos que fue el pretexto para que ocurriera el movimiento. Buscamos nuestros referentes en la cultura revolucionaria y perdimos, porque quienes saben qué debe ser el movimiento son las comunidades ¿Qué hicimos? Nos quedamos y aprendimos”.

Artículo
Capítulo 2
QuitinaQuitina

Preparémonos para la llegada de la Caravana Zapatista, para saludar a los hermanos que se vienen desde tan lejos para visitarnos y conocernos. Abramos entonces las puertas de la casa de los purépechas.

Finalmente el día llega.

La Caravana Zapatista llega entre vitoreo y la música del Tata Lázaro Cárdenas, se hace una ceremonia para presentar a los comandantes, que en su mayoría son mujeres tzotziles. La comunidad da a conocer sus peticiones, que son leídas por Justino, el líder de la población, y quien entrega el Bastón de Mando alta Subcomandante.

Hermanos Zapatistas. No pedimos limosna, ni regalos, pedimos el derecho a vivir con dignidad de seres humanos, con igualdad y justicia. Háganle saber al pueblo de México las razones y causas de nuestro movimiento, que los poderosos no han sabido escuchar ni resolver a lo largo de nuestra existencia.

1.- El hambre, la miseria ya la marginación que hemos venido padeciendo desde siempre.

2.- La carencia total de tierra donde trabajar para sobrevivir.

3.- La represión, desalojo, encarcelamiento, violaciones, torturas y asesinatos como respuesta del gobierno a las justas demandas de nuestros pueblos.

4.- Las insoportables injusticias y violación a nuestros derechos humanos como indígenas y campesinos empobrecidos.

5.- La falta e todos los servicios indispensables para la gran mayoría de la población indígena: SALUD Y VIVIENDA DIGNOS.

6.- La falta de libertad y democracia para decidir sobre nuestros destinos.

Y fue así que nos dijeron nuestros más antiguos principales, es la hora de la palabra, guarda entonces el machete, sigue afilando la esperanza, hecho esto, prepara los pies que te dimos, prepara los ojos y el oído atento y escucha, ya no serás tú ahora eres nosotros. No te angustie lo que mucho dice el que mucho habla, es ruido nomás, música desentonada. Camina y habla, toma ya nuestro rostro, de la tierra toma el color y la palabra.

El 11 de marzo de 2001 en la Plaza de la Constitución de la Ciudad de México, la Caravana Zapatista llega con los pueblos indígenas que se fueron uniendo a ella , purépechas, tepehuas, mixtecos, tsotsil, zoques, mixes, nahuas, zapotecos. Se leen pancartas de apoyo e identidad del México de abajo, bajo el canto de ¡La marcha sigue, la lucha sigue! Se lee el lema: Nunca más un México sin nosotros.

 

Comentarios