Se encuentra usted aquí

Acompaña a los niños con historias

Aunque estilemos del aula, miss Hannah sigue siendo un apoyo para sus alumnos de primaria, a quienes lee mágicos cuentos a través de su canal de Youtube
Acompaña a los niños con historias
Foto: Demian Chávezhávez
30/05/2020
06:42
Alma Gómez
-A +A

La cuarentena por Covid-19 ha modificado fuertemente la rutina escolar a la que Hannah Vado y sus alumnos estaban acostumbrados. La maestra extraña a sus estudiantes y los pequeños extrañan a la “Miss Hannah”; por eso, desde que inició el aislamiento social para evitar la propagación del virus, la profesora se propuso leer cuentos por internet y enviarlos a sus pequeños alumnos de primaria. 

“La lectura de los cuentos no tiene propiamente un fin educativo, es más bien una actividad de acompañamiento, me gusta que los niños puedan verme, que me escuchen contándoles un cuento como usualmente lo hago durante las clases; los extraño mucho, esa es mi forma de estar con ellos”, comenta.

Cuentacuentos. Hannah es profesora desde hace más de 20 años, ha pasado por infinidad de aulas con alumnos de distintas edades; desde pequeños de primaria, hasta jóvenes de universidades.

Luego de que se suspendieran las clases, Hannah ha dado seguimiento a la situación de sus alumnos a través de aplicaciones móviles como WhatsApp, donde envía trabajos y tareas, y está en contacto con los padres de familia.

Sin embargo, lo que más le gusta es tomarse un tiempo libre entre su rutina diaria, preparar su computadora o su celular, encender la cámara y leer cuentos en voz alta, para que sus niños puedan escuchar sus historias favoritas.

“Doña Piñones”, “El Zorro y el Conejo”, “El Niño Invisible”, “Caperucita Amarilla y El Vampiro Vegetariano”, son algunos cuentos que la maestra ha subido a su canal de YouTube “Leyendo con Miss Hannah”.

Ella cuenta con orgullo que sus lecturas en voz alta no tienen ningún tipo de producción, ni tampoco están dirigidas a un grupo masivo de cibernautas, sino que más bien es una actividad que realiza con mucho amor desde su casa, esperando que lleve un poco de alegría a sus queridos alumnos.

“Yo siempre acostumbro leer cuentos a mis alumnos, es un momento de relajación e imaginación que tenemos en clase, y creo que eso es algo que deben extrañar. Entonces me decidí a hacer estas lecturas y compartirlas con sus papás para que los niños pudieran verlas. No tiene ningún objetivo educativo, ni escolar, ese no es su propósito. Con esto busco acercarme a ellos, que ellos se sientan acompañados, que vean que pienso en ellos, que los extraño, y que leo estos cuentos con mucho amor”.

Inicialmente, Hannah compartía los cuentos vía WhatsApp, los enviaba a los padres de familia, pero motivada por sus hijos decidió abrir un canal de YouTube y compartirlos en distintas redes sociales.

“Mis hijos fueron los que me ayudaron a abrir el canal de YouTube, me enseñaron a subir los vídeos, porque la verdad yo no sabía mucho de eso, ellos me motivaron”.

Actualmente, su canal de YouTube tiene más de 60 suscriptores, “esos son más que el número de alumnos que tengo, me gusta que alguna otra persona, además de mis niños pueda disfrutar de mis lecturas en voz alta”, comparte.

Hasta ahora la maestra y cuentacuentos ha cumplido con su misión: darle a sus alumnos una sensación de acompañamiento. Hannah dice que todos los días recibe mensajes de agradecimeinto por parte de sus estudiantes y padres de familia.

“Ha sido muy bonito, a veces los niños me envían algún mensaje diciéndome ‘miss gracias por el cuento’, ‘miss me gustó mucho’, ‘te extraño’, también los papás agradecen que los niños tengan este pequeño escape, que se puedan relajar escuchando un pequeño cuento”.

Lecciones aprendidas. Para Hannah, uno de los principales aprendizajes de esta cuarentena, es que la presencia física del maestro es irremplazable; pues en estos días de aislamiento social “valoramos las ventajas del contacto físico y la cercanía entre amigos”.

A los padres de familia que tal vez se sientan agobiados por el encierro, Hannah les recomienda ver el lado positivo de las cosas, y aprovechar el tiempo en familia.

“Como mamá y como maestra se los digo, quiéranse mucho, acérquense a sus hijos, a su esposo o esposa, todo el tiempo decimos ‘no tenemos tiempo para convivir’, pues ahora es nuestra oportunidad, tenemos muchísimo tiempo para amarnos mucho, apoyarnos y juntos salir adelante de esta situación”.

Comentarios