Un personaje multifacético

Vida Q 30/07/2014 00:02 Actualizada 09:35

Manuel María Salvador De la Llata Barceló y Villagrán, mejor conocido como Manuel De la Llata, es un personaje queretano que lo mismo se distinguió como corredor de autos, que como periodista, poeta, músico y hasta explorador, un inquieto viajero que con su cámara fotográfica registró gran parte de México.

Nació un 24 de julio de 1891 en la ciudad de Santiago Querétaro, y en celebración a los 123 años de su nacimiento, el Museo Regional de Querétaro le rinde un homenaje con la exposición Manuel De la Llata: imágenes de una vida.

En la Sala de Profundis del Museo se exhiben más de 50 objetos personales de Manuel De la Llata, como diplomas, reconocimientos, carpetas hemerográficas, brújulas, cámaras y más artículos que llevarán al visitante al pasado.

En la exposición también se incluyen fotografías que muestran a diferentes personas de la familia De la Llata, pero también obras del trabajo fotográfico que realizó.

Las imágenes y los objetos forman parte de la colección particular de este ilustre queretano, una colección que contempla más de 4,200 piezas, objetos históricos que el propio “Manuelón”, como le nombraban sus amigos, reunió durante sus 103 años de vida.

LA FAMILIA

En el siglo XVII llegó a México la familia De la Llata y se establecieron en Querétaro hasta a mediados del año 1700.

Manuel De la Llata viajó a la Ciudad de México para perfeccionarse en la disciplina del piano. Para subsistir daba clases de piano y administraba un tranvía. Era un gran lector y le gustaba la fotografía. Fue confundador del Club de Exploraciones de México y editó su primer libro de poesía. Comenzó a colaborar con notas periodísticas en varios medios, entre ellos El Universal Ilustrado.

En el texto de sala de la muestra se lee que él "nunca se consideró un fotógrafo, a pesar de que publicó páginas enteras en El Universal Ilustrado, en la misma época en que la fotógrafa italiana de nombre Tina Modotti, también lo hacía".

Trabajó por 12 años en la Hemeroteca de la Secretaría de Hacienda ubicada en Palacio Nacional. Fue Inspector Honorario de Monumentos de la República, empleo que le permitió viajar, dedicarse a la fotografía y realizar publicaciones.

A sus 72 años regresó a Querétaro, y se instaló en la casa familiar (hoy el pasaje De la Llata).

Ramiro Valencia, curador de la exposición, describe en su texto de bienvenida a Manuel De la Llata como un hombre inquieto y siempre amable con los demás, que vivió hasta los 103 años de edad.

Manuel De la Llata: imágenes de una vida se inauguró el 24 de julio y continuará hasta el 28 de septiembre en el Museo Regional.