Por una relación sana con los hijos

Vida Q 30/05/2014 01:27 Actualizada 09:58

[email protected]

Obtener logros, valorar ganar y no temer a la competencia, obedecer a la autoridad y buscar la aprobación de las demás personas son algunos de los rasgos que definen el comportamiento y desempeño de las personas que viven o vivieron bajo una disciplina regida por un padre autoritario.

De acuerdo con Alejandra Llamas esta es la forma más común de educación, donde los hijos querrán seguir los mapas de vida que le fueron diseñados.

“Nosotros surgimos desde una visión del mundo donde los padres tendían a ser imperiosos, mucho desde el ego; que se enfocaban sólo en la disciplina y generando una desconexión emocional”, explica la experta.

A través del coaching, Alejandra comparte en su más reciente libro El arte de educar nuevas formas de cómo guiar a los hijos en su vida, reconstruyendo el rol de los papás o tutores: abriendo canales de comunicación, brindando confianza y hasta eliminando falsas premisas, como que los hijos son una extensión de ellos.

“Son herramientas que surgieron hace 20 años y que muchos no las conocíamos. Traducidas a la familia hacen que las relaciones se muevan de manera más armónica y desde mucha paz, donde cada miembro puede florecer", indica.

Lo que propone Alejandra es mejorar el papel de padre (permisivo, autoritario o el que educa desde el ego) por uno que nutre, “que respeta la autonomía de sus hijos, sus pensamientos y emociones”, cita en su texto.

“El libro no te va decir qué es mejor o peor, te va dar esa responsabilidad de elegir quién quieres ser como papá y cómo estar parado frente a ese rol. Quiero dar una esperanza y oxígeno en su relación, me gustaría que vieran que ser papás no tiene porque ser desde el miedo, el autocontrol y la angustia”, finaliza.