Mexicanas deliran por un "vampiro"

Vida Q 30/05/2014 01:27 Actualizada 09:14

[email protected]

En sus palabras no es un buen actor y ha hecho muchas películas de las que se arrepiente. Sin embargo, para sus fans, Ian Somerhalder es más que eso: es Damon Salvatore, vampiro seductor que tras su consagración en tv llega a México para agradecer a sus seguidoras el éxito de Vampires Diaries. Con un saco azul, camisa blanca, pantalón negro y una mirada seductora que surge de sus inconfundibles ojos verdes, Ian llego ayer a un hotel de la capital dónde decenas de jovencitas lo esperaban con pancartas y playeras con su imagen, como si de un rockstar se tratara.

“Es grande el impacto que la serie ha tenido, hay que ver lo que sucede con la producción porque tiene un gran público, que en su mayoría es femenino y muy poderoso, estoy muy agradecido”, expresó el actor.

Al hablar con los medios sobre el éxito de la serie que protagoniza y que lo ha convertido en “ídolo adolescente”, el actor, quien saltó a la fama como Boone Carlyle en la serie Lost , agradeció el cariño y la exposición que ha tenido, la cual utiliza para proyectos en beneficio del medio ambiente.

A la par de su labor frente a la cámara y en la pasarela —donde modela ocasionalmente— Somerhalder habló de las razones que lo llevaron a crear su fundación que, detalló, opera en más de 180 países.

“La fundación nació hace cuatro años en un momento de dolor, cuando pasó el derrame en el Golfo de México. Eso fue como ver a mi madre morir. Yo uso la atención que tengo para concientizar y nunca vuelvan a ocurrir esas cosas”, ahondó.

Con buen humor y bromeando con la prensa, el joven de 35 años se sinceró y admitió que aunque reconoce no ser el mejor actor, siempre entrega lo mejor de sí.

Añadió que los excesos que el éxito acarrea no los ha vivido, pues cuenta con el apoyo de su familia que le da estabilidad. “Entiendo que eso pueda pasar fácilmente (los excesos) ya que hay acceso a muchas cosas, por eso agradezco que a mí no me pase. Creo que se debe a que me interesan otras cosas, como hacer un mundo mejor”.

Aunque esta conforme con su vida, el actor detalló que le gustaría poder hipnotizar y acudir a “Washington para hablar con los líderes mundiales para hacer las cosas bien”.

Su gusto por el espectáculo no se limita a la actuación y mucho menos a la tv, por ello abrirá su compañía productora con la que realizará documentales en pro del medio ambiente.

Añadió que le encanta México a donde ha venido varias veces con su familia para disfrutar de la comida, sus lugares y de la gente.