La oreja de Van Gogh cierra gira en México

Vida Q 30/05/2014 01:27 Actualizada 09:57

[email protected]

Porque el público lo pidió a grito pelado, en Querétaro, La Oreja de Van Gogh no salió al escenario una vez, sino dos veces. “Cómo nos hacemos del rogar verdad”, dijo la cantante Leire Martínez.

Cantaron una, dos, tres temas y amenazaron con marcharse. Vinieron más gritos y regresaron para cantar una, dos, tres temas más y finalmente decir adiós: “Es la primera de muchas”, dijo la voz de la banda desde 2006.

De esta forma el grupo español de rock pop cerró con éxito la segunda tanda de su gira “Primera Fila” por México y el primer concierto en la entidad.

Sólo venían por dos fechas pero hicieron cuatro. Morelia, Torreón, Puebla y Querétaro. Siguen su camino hacia América Latina.

El Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez se transformó en un antro “punchis punchis” con el tema “La niña que llora en tus fiestas”, primer sencillo del disco “Cometas por el cielo”, y en karaoke de unaS cinco mil personas con “Inmortal”, tema harto conocido y pegador con letras de despecho: “Tengo aquí bajo el vestido, bien escondiditos tus besos malditos…”.

Tan renovados se sienten los de La Oreja y con energía de sobra, que están maquilando el nuevo disco en vivo, Primera fila, con tres temas nuevos, entre ellas “Pálida Luna” y una no tan nueva, “Palabras para Paola”, una canción de cuna.

Para el disco ha quedado inmortalizada “María”, grabada a dúo con Natalia Lafourcade, tema que da un “levantón” a la mexicana luego de venir de cantar temas de Agustín Lara, sin mucho brillo.

El moreno Samo, un cantante que comulga bien con el estilo y la pasión de esta banda originaria de San Sebastián, España, cantará con ellos “Mi vida sin ti”, con Abel Pintos interpretan “Mi vida sin ti” y “La Playa” con Leonel García.

Entre Leire Martínez,a voz nueva, y Amaia Montero, la voz anterior, hay pocas diferencias. Leire menos “añiñada” que Amaia. En resumen son similares, pero no iguales.

La Oreja de Van Gogh ya puede presumir de algo que pocos grupos pueden: cambiar de vocalista y vivir para contarlo. Renovar imagen y cantante y seguir siendo los mismos.

Seguir siendo una banda de temas de tonos tiernos y de apariencia inofensiva: “Quiero saber si tú también recuerdas algo de aquel café”, (El 28), del amor primerizo: “Te juro que a nadie le he vuelto a decir que tenemos el récord del mundo en querernos” (“Rosas”) y otros no tan nuevos: “Te voy a escribir la canción más bonita del mundo, y voy a capturar nuestra historia en tan sólo un segundo, y un día verás que este loco de poco se olvida” (“La Playa”)

También un grupo pop con citas en las pasiones humanas y citas para más leídos. “Como las golondrinas del poema de Bécquer (Gustavo Adolfo)” (“Jueves”).

¿Sabrán los fans de La Oreja quien fue Bécquer, poeta y escritor español, o creerán que es un cantante de pop? De hecho ¿Sabrán los fanáticos, de hecho, de quién es ese mentado Van Gogh de la oreja, pintor que atacado de amor loco se mochó una oreja para regalársela a una mujer que vendía amor? Supongo que sí.

Para los que no asistieron al “Josefa”, se quedaron sin el gusto de ver tocar Xabi San Martín un Theremín, un rarísimo instrumento ruso, que se toca sin tocarse, con la pura energía corporal. Se lo perdieron.