A Carrington le gustaba Querétaro

La pieza “La inventora del atole” estará permanente en la ciudad, fue una donación de Pablo Weisz Carrington

Pablo Weisz Carrington donará otras cuatro creaciones de la artista surrealista (FOTOS: DEMIAN CHÁVEZ. EL UNIVERSAL)
Vida Q 29/10/2016 01:15 Rocío G. Benítez Actualizada 09:30

El antiguo huerto del Convento de Santa Rosa de Viterbo es la nueva casa de “La inventora del atole”, pieza en bronce creada por Leonora Carrington (1917-2011). 

“La inventora del atole”   fue una de las últimas creaciones de la artista surrealista, una de sus piezas más importantes dijo a EL UNIVERSAL Querétaro Pablo Weisz Carrington. 

Leonora y Querétaro no eran dos extraños, en el 2006 la artista y su hijo Pablo estuvieron en la ciudad para una exposición de escultura y pintura, que presentaron en conjunto.  

“A ella le gustaba mucho Querétaro por eso decidí donar la obra aquí. ‘La inventora del atole’ es de las mejores piezas que ella ha hecho en su entera carrera artística, es una de las piezas más importantes y Querétaro es un lugar muy magnético, muy interesado en la cultura, para mí es muy  importante que las mujeres sean reconocidas en la cultura, ella era una mujer extraordinaria, valiente, un soporte importante de la posición de las mujeres en la cultura”, expresó el hijo de Leonora. 

La pieza se donó a Querétaro y otras cuatro obras de la artista surrealista se donarán a otros estados de México. "Sus últimas piezas se hicieron bajo la posibilidad de que ella cayera enferma, en los últimos años de edad, entonces algunas de las obras que quedan las he donado a varios lugares, que ahorita prefiero no decir, hasta que no se concrete, pero son varias piezas y van a estar en museos muy importantes de la República”.

Donar las creaciones de su madre es agradecer a México todo lo que le dio a la surrealista, agregó Weisz Carrington. 

“Yo pienso que se le puede dar a México lo que México hizo por ella, los mexicanos siempre  estuvieron de brazos abiertos para recibirla, para apoyarla en momentos muy difíciles, como después de la guerra, y yo sí se dar las gracias, mi mamá también sabía dar las gracias,  pero  ella ya no está para hacerlo, yo sí se dar gracias y siempre he estado agradecido, quiero mucho a México y a Querétaro”. 

A Leonora le gustaba que su obra fuera apreciada en espacios públicos y que la gente la tocara sin ninguna restricción. El exhibir las piezas públicamente es una forma de acercarlas con la gente  y mantener viva su historia. 

“La maestra va estar presente a través de su trabajo, dicen que si uno no recuerda a las personas que han pasado en palabra, en gestos, en imágenes no se mueren y yo no quiero que ella muera, yo quiero que se siga hablando de ella por eso yo con todo corazón doné la pieza”. 

La develación de la placa que recordará la donación de ‘La inventora del atole’, de parte de Pablo Weisz Carrigton para la sociedad de Querétaro, se realizó con la presencia del gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién.

En la placa se agradece la participación de los empresarios Víctor David Mena, Iván Lomelí Avendaño, Grupo Dexel y Mauricio Lujambio.

Temas Relacionados
VidaQ Carrington escultura Querétaro

Comentarios