Lo que más me gusta es divertirme: Raymundo Ruiz

Vida Q 29/06/2014 00:39 Actualizada 03:30

[email protected]

Raymundo Ruiz Sánchez se define como comediante y aprendiz de actor. En entrevista dijo que lo que más le gusta es divertirse, que lo hace en un escenario y trata de hacerlo en su vida diaria.

Quiso actuar cuando vio por primera vez a la comediante Sofía Niño de Rivera, y desde entonces está en esos menesteres.

Aclara que un comediante de stand up comedy es la parodia de uno mismo, las ganas de reírse de los defectos propios y de la gente.

Actualmente debuta como actor en una película Besos y escapularios, que dirige Javier González, donde interpreta a un vagabundo perezoso que siempre quiere gorrear la comida.

Ruiz Sánchez es parte del elenco de la obra Mi amor, escoge, yo o el futbol y A qué le tiras cuando sueñas queretano, que se presentan actualmente en La Casa del Árbol.

¿Actor, desde cuándo?

Fíjate que llevo poquito, apenas unos tres años.

¿Antes qué hacías?

Arriba, en los escenarios, empecé como comediante, desde hace seis años inicié como stand up comedy. En ese tiempo le abría (el show) a Héctor Suárez Gomís, a Jurgan y también en México trabajé con Sofía Niño de Rivera.

¿Lo tuyo es la comedia entonces?

Empecé como comediante, y vengo a presentarme en la Casona del Árbol y me nace la curiosidad de subirme a actuar y se presta la oportunidad con Javier García Santana, que es director de esta compañía teatral, yo comencé en una pastorela y ya no me quise bajar.

¿Y, entonces, te quedaste a vivir en Querétaro?

No. Radico aquí desde hace muchos años, pero soy del Distrito Federal. Me vine de muy niño.

¿Cuál es, según tú, la diferencia entre la actuación y el stand up comedy?

Es mucha, el stand up comedy es la comedia de actor, es parodiarse uno mismo, el contar anécdotas chuscas de uno mismo. Por ejemplo, yo repito mucho que yo soy actor y que no se necesita ser galán para ser un buen intérprete y les digo que me recordarán en películas muy famosas como Los tres cochinitos y yo era la mamá puerca, o como Shrek y yo era Fiona, por ejemplo.

¿Y en el teatro?

En el teatro hay un guión, que alguien te dirige y hay que seguir ciertas normas, obviamente traes como base la comedia.

¿Cuándo te diste cuenta que eras bueno para la comedia?

En la secundaria, desde que me hacían bullying. Obviamente, te estoy hablando de hace 14 años, cuando era un teto y un chaparro, pero luego empecé a jugar basquet y, ahora sí, de a cómo nos toca.