Once años de terror y contando

Vida Q 29/05/2014 02:38 Actualizada 10:10

[email protected]

Hace 11 años, recuerda William Nezme Zardain, “no tenía taller, reprobé el examen para entrar a Bellas Artes, no tenía trabajo, no producía, pero pasó el tiempo y las cosas han cambiado mucho”.

Hoy su obra es una de las más reconocidas en la entidad porque con ILL CUBO y su equipo de trabajo, en el que también participa su esposa, la artista Patricia Paniagua, ha diseñado más de 15 esculturas que hoy rodean la ciudad de Querétaro y faltan más para este año.

Algunas de las esculturas que ya lucen son la del poeta Francisco Cervantes Vidal, ubicada afuera del Museo de la Ciudad, hasta las que se ubican en la Plaza los Arcos, en el boulevard Bernardo Quintana frente a Los Arcos, o en la Alameda antes de cruzar la avenida Constituyentes y un Conchero de cuatro metros de altura.

Y para este año esperan se coloque las esculturas de Felipe Carrillo Puerto, personaje histórico, que será una obra de más de dos metros de altura, de Damián Carmona y de Fernando Díaz Ramírez El “Chayote”, ex rector de la Universidad Autónoma de Querétaro.

Además incluyen en su labor un par de esculturas de unos viejitos que alimentan a las palomas y que serán colocados en la iglesia de El Carmen y también se trabajará la escultura del pintor Julio Castillo.

Con todo este trabajo como carta de presentación, además de su especialización en escultura (en todos los formatos y materiales, desde látex, espuma de poliuretano y metal), ilustración, efectos especiales para cine, televisión y teatro, William Nezme Zardain, director de ILL CUBO, fue galardonado con el Global Quality Elite a “Mejor Artista 2014”, otorgado por Global Quality Foundation en reconocimiento a su trayectoria, trascendencia e influencia social y cultural en su entorno social.

William recibió el reconocimiento con gusto, pero también con una gran responsabilidad.

“Este tipo de premios principalmente me conectan con quien soy; nos impulsa a trabajar más y mejor, tener los pies aún más metidos en la tierra y estar conscientes de que esto es complicado, hay que estar cada vez más concentrados y consientes de dónde estamos y para dónde vamos. Sí es cansado todo el trabajo, pero también es divertido”.

Temas Relacionados
esculturas Queréraro