Pinal revelará secretos al que compre su libro

28/01/2014
12:01
-A +A

[email protected]

ACAPULCO.— A sus 82 años de vida y una trayectoria de cerca de 100 producciones en cine, tv y teatro, Silvia Pinal prepara un libro de memorias, para la cual tiene muchos nombres tentativos, entre ellos Esta es mi vida. Ayer, durante la entrega del Jaguar de Plata, máximo reconocimiento del Festival Internacional de Cine que se desarrolla en esta ciudad, la actriz de Viridiana apuntó que el texto saldría en septiembre.

“En el mes de mi cumpleaños, de que sale este año, sale”, dijo. Destacó que hablará de sus hijas y parejas románticas, últimas de las que no detalló cosas para que el público compre el libro cuando salga.

“Debo escribir las historias que viví, que disfruté, que fueron buenas o malas, no quiero ser ejemplo de nadie porque no es el caso, no quiero ponerme laureles que no me corresponden ni nada por el estilo”, subrayó la actriz.

Comentó, además, que entre sus planes se encuentra construir un teatro que lleve su nombre, así como una escuela de actuación.

“Estamos adaptando una parte de un edificio, no daré clases, sólo veré quienes son los colaboradores”. A pregunta expresa, señaló que no piensa en el retiro. “(No hacer nada) ¡Qué aburrición!, quiero ver si hago el teatro, quiero dejar algo para que la gente trabaje”.

Libro histórico

Para la anécdota del cinéfilo: el clásico La ley del Bravo, con Robert Wagner y John Lund, nació durante una cena hecha en Acapulco. Miguel Alemán Velasco recuerda que estaba conviviendo con las estrellas hollywoodenses John Wayne (Río bravo) y Gary Cooper (High Noon), cuando se originó el proyecto.

“Les dije que el valle donde filmaban en Hollywood, ya todos nos lo sabíamos de memoria y que ya era necesario ver otra cosa y no la misma montaña de siempre”, señala.

Al año siguiente, Wagner y Lund eran contratados para irse a Durango y comenzar la historia de rodaje en esa entidad mexicana, que en 60 años ha sido sede de 183 películas extranjeras y nacionales.

Para recordarlas se acaba de editar el libro Durango, filmes de la tierra del cine, que coincide con un intento gubernamental de atraer a los productores del mundo.