Abulón, un frontman con nuevas locuras

El vocalista habla sobre su experiencia en los escenarios, así como de sus próximos proyectos

Además de experimentar con el sonido de los sintetizadores, que se verá reflejado en el disco Melodramático,  o poner a bailar a miles a ritmo de “Esqueleto”, Abulón también trabaja en una película de ciencia ficción.  / Foto: cortesía
Además de experimentar con el sonido de los sintetizadores, que se verá reflejado en el disco Melodramático, o poner a bailar a miles a ritmo de “Esqueleto”, Abulón también trabaja en una película de ciencia ficción. / Foto: cortesía
Vida Q 27/06/2018 03:17 Nancy Colín Actualizada 07:45

Abulón, mejor conocido por ser el vocalista y frontman de las Víctimas del Doctor Cerebro está emprendiendo un nuevo proyecto alterno titulado Abu, con el que explora un sonido retro basado en su instrumento: los sintetizadores.

En entrevista con EL UNIVERSAL Querétaro, el cantante habla además de sus otras pasiones como su amor por el cine y la película que actualmente está filmando.

También revela la convicción que lo ha llevado a convertirse en un gran frontman e incluir irremediablemente al público como parte de su show.

¿En qué consiste tu nuevo proyecto Abu?

—Desde hace un tiempo tenía ganas de hacerlo y apenas me di el espacio para sacar estas dos canciones —“Glacial” y “Melodramático”—, ya las tenía en el tintero, iba las visitaba y seguía con los otros proyectos; de repente las grababa, les cambiaba cosas y las volvía a grabar. La música da una especie de guiño hacia a la nostalgia, digamos que sí es un proyecto con una onda más visual e instrumental y pretende crear un ambiente con las rolas. En un mes estaremos lanzando, a través de nuestras redes, el siguiente sencillo y calculo que el disco completo estará listo para finales de noviembre, y se va a llamar Melodramático.

¿De dónde viene esta influencia retro?

—Originalmente la idea no era hacer algo tan ochentero, pero mi instrumento para componer es un sintetizador y por eso está muy presente en todas las canciones, ni siquiera pensaba que sonara tan electrónico, pero siempre termino incluyéndolo. Trabajo con sintetizadores de los años 70 y 80 porque no me late hacer las canciones con software de computadora y montarle todos los sonidos ya prediseñados.

¿Por qué elegiste ese nombre?

—Es mi nickname y lo escogí para darle un poco de continuidad y, a la vez, que esté relacionado con mis demás proyectos.

Para completar el concepto vintage, ¿planeas lanzarlo en vinilo?

—Claro, de hecho ya he platicado con quienes se dedican a eso, pero como este es un concepto independiente, estoy dejando que las cosas se vayan dando y acomodando, pero sí, la idea es que se lance en CD y vinilo.

A diferencia de las Víctimas, este concepto es menos teatral, ¿cierto?

—Sí, es más libre, está basado un poco en las canciones y en el show que vamos a dar en vivo las chicas y yo. En Abu tengo colaboraciones un poco intermitentes, pero de base está Alex Yakubova, de Ucrania en el bajo, Rack Aguirre en la guitarra y Priscilla Pomeroy en los sintetizadores, me gusta que ellos también salgan en las fotos y sean parte de este concepto.

Con respecto a los otros proyectos alternos, ¿qué ha pasado con los Six Million Dollar Weirdo y los Abominables?

—Ambos proyectos están en pausa por el momento y ahorita estoy concentrándome con Abu.

Además de la música ¿tienes alguna otra gran pasión?

—Sí, desde hace como tres años estoy trabajando en una película, pero apenas el año pasado empecé a filmar los primeros 20 minutos, y es que todos hacen películas alcanzables que se pueden filmar en la Ciudad de México, pero yo soy el único que piensa en hacer su primera cinta en el espacio con robots, naves espaciales y millones de efectos especiales que son difíciles de armar, pero esa es mi idea.

¿De qué trata tu película?

—Es sobre el lanzamiento de una nave con inteligencia artificial que va a rescatar a unas personas que están en un satélite espacial muy lejos de la tierra; la verdad sí es muy compleja y los primeros 20 minutos que llevo son sólo del lanzamiento. También es un homenaje a las cintas de los años 70 de ciencia ficción de bajo presupuesto; es como si los hermanos Almada o René Cardona Jr. hubieran querido filmar la Guerra de las galaxias en México, por lo que estoy tratando de que tenga ese ambiente.

Hablando de tu trayectoria con las Víctimas, el show es enérgico y loco con fuego, disfraces y personajes, ¿hay algo que les falte por ejecutar?

—Para la nueva temporada de giras estamos tratando de incluir multimedia con pantallas, rayos láser, mapping y toda esta tecnología que nos llama mucho la atención, pero tenemos que aprender a usarla, porque si no puedo mandar mensajes de mi Instagram, menos sé cómo funciona un holograma, pero por eso estamos buscando.

En tu experiencia como frontman, ¿qué has aprendido para desempeñar mejor tu papel?

—Ser uno mismo porque la gente se da cuenta cuando estás posando y no eres tú y sobre todo, tratar de que el público participe y se la pase bien, porque a eso van. Me caen muy mal los frontman que cantan y quieren que la gente los siga con el celular y tener un coro monumental siguiendo sus rolas, me dan mucha flojera ese tipo de espectáculos, por eso yo trato de que la gente sea parte del show, me gusta que participen y que en las fotos también salga el público, no nada más la banda.

De hecho hay fotos donde caminas entre la gente, a la altura del escenario

—Sí y la verdad me siento muy afortunado porque tengo su apoyo y su cariño, siempre se convierten en mis cómplices para hacer las locuras que se me ocurran, pero sobre todo, saben que lo hago para que ellos se entretengan y creo que eso es lo que hace que funcione para mí.

¿Cómo actúas cuando te toca enfrentarte a un público rebelde, no tan entregado?

—Está chido porque cuando son difíciles es como decir ‘¿ah sí? Pues vamos a sacar el colmillo para ver cómo lo logramos’, incluso me gusta porque es un reto y por supuesto, sin faltarle el respeto a la gente, pero afortunadamente en todas las tocadas hemos salido bien y sobre todo el público lo ha disfrutado.

¿Qué ha sido lo mejor de tu historia?

—La gente siempre es lo mejor, es padre que te saluden y se emocionen cuando te vean, incluso que te ofrezcan de lo que están comiendo, te reconozcan y te pidan la foto, y al final es lo que se queda, porque los mánagers, las agencias y todo eso, se va cuando no hay dinero.

Después de haber pasado por el rock, el ska y recientemente este pop retro, ¿hay algo más que te falte por hacer?

—Había pensado en algo con una orquesta, pero con las Víctimas ahorita estamos participando en el proyecto Rock en tu idioma sinfónico II y tocamos el tema del “Esqueleto” con una orquesta de cerca de 80 músicos, entonces ya estoy cumpliendo con eso.

¿Qué proyectos y presentaciones tienes a corto plazo?

—Tenemos bastante trabajo con las Víctimas y se juntó con este proyecto de Rock en tu idioma por lo que estamos en las dos giras, entonces calculo que empezaremos el tour con Abu hasta finales de noviembre.

¿Te falta algún color de cabello por probar?

—Creo que no, ya pasé por rosa, violeta, verde, rojo, naranja y ahora viene el azul porque me hace el paro y se me ve un poquito más de cabello (risas).

 

gr

Comentarios