Un show que pudo ser grande

Vida Q 26/06/2014 01:19 Actualizada 11:12

[email protected]

La presentación de Sasha, Benny y Erick en San Juan del Río pudo haber sido un gran show, tenía todo para serlo, pero no pudo, se malogró desde el principio.

Sasha, que de sólo verla, con ese minúsculo vestido y su bailar de sirena, ya era suficiente para pasar toda la noche felices y todos contentos.

Tenían en el escenario a tres buenos músicos, con un gran disco, Primera fila, una buena producción y un motivo para festejar en grande, el cumpleaños 483 del municipio.

Pero no sucedió y la que pudo serla gran fiesta, terminó siendo un show de muy cuestionable calidad.

La cita fue en la Plaza Independencia, donde se erige en las alturas una gran águila, imponente animal, que igual sirve como punto de reunión para festejar el triunfo de la selección mexicana de fútbol, entre otros menesteres.

En la citada plaza se reunieron unos 6 mil asistentes, sin contar los vecinos que fueron a la plaza a cenar o cargan sus sillitas para pasar la tarde o simplemente se acomodan en las bancas con la comadre.

El espectáculo empezó con fallas técnicas y terminó con fallas técnicas. Los presentes tenían más de una hora esperando el arranque y tuvieron que esperar más sin que nadie explicara nada.

Benny salió al escenario y a los dos minutos nadie escucha lo que cantaba el ex timbiriche. Tuvieron que pasar 20 minutos más para que el artista regresara.

Una pantalla gigante, a un costado, servía para que la gente que no podía ver a los cantantes desde lejos, pues los viera. El camarógrafo, como casi todos los varones presentes en el lugar, estaba enamorado de Sasha y entonces casi todas las tomas eran a la ex chica Timbiriche, cantara o no cantara.

La pantalla bien, hasta que la señal se cortó y todos dejamos de soñar con tener a Sasha en casa, esperándonos con la cena, con el mismo vestidito con el que cantaba esa noche.

Los ex timbiriches rindieron un honroso homenaje al vocalista de Soda Stereo, Gustavo Cerati, postrado en una cama, dormido desde hace varios años y sin poder despertar.

“Hay gente que tienen esa capacidad de tocar las emociones de la gente con su música, a ti Gustavo Cerati, porque te queremos mucho”, dijo la cantante, antes de cantar uno de esos temas que hicieron la revolución del Rock en tu Idioma.

Cantaron “El baile del sapo”, y alguna canción de la época dorada de Timbiriche, cuando los tres eran jóvenes, bellos e ingenuos. Cantaron los temas del disco Primera fila, casi todos. Hubiera sido una gran noche, pero no fue, se malogró desde el principio y no fue culpa de los artistas.

Nos quedó el consuelo de soñar con Sasha, en tecnicolor, con sonido de primera, pero no en San Juan.