Plá contra las grandes empresas

Vida Q 25/10/2015 02:28 Actualizada 02:33

Morelia.—La vulnerabilidad de las personas contra las grandes empresas, sea cualquier giro, es el hilo de Monstruo de mil cabezas, el nuevo largometraje de Rodrigo Plá, que se encuentra en competencia en la sección oficial del festival internacional de cine que está en sus primeras jornadas.

La cinta protagonizada por Jana Raluy (Antes muerta que Lichita) cuenta la historia de una mujer quien, desesperada por una enfermedad que aqueja a su marido, decide secuestrar al integrante de la compañía aseguradora que no la recibe.

“Por supuesto, aunque decidimos instalarla ahí, puede ser vista con muchas situaciones en donde no somos más que un número y hay una sensación de impotencia, claro, nadie saca una pistola para arreglar las cosas, pero cuando no hay algo que regule o protege, pasa”, comenta Plá.

Recuerda, bromista, que cuando se trata de levantar un filme, también se enfrentan a cosas similares.

“¡Es un viacrucis!, pero siempre estamos acostumbrados a rechazos”, indica Rodrigo.

Un monstruo de mil cabezas cuenta con la actuación de Emilio Echevarría (Amores perros) y Sebastián Aguirre (Obediencia perfecta), con participaciones especiales de Daniel Giménez Cacho (Arráncame la vida), Ursula Pruneda (El sueño de Lu) y Harold Torres (Colosio, el asesinato).

Fue proyectada en el pasado festival de cine de Venecia, certamen en el que durante 2006, Plá ganó el León de Oro con La zona.

Está basada en la novela homónima de Laura Santullo, editada por Planeta y actualmente a la venta. La versión escrita surgió como una forma de la autora de vislumbrar qué tipo de historia podía contarse para la gran pantalla.

“No sé por qué no se hacen películas con mujeres, cuando somos más de la mitad en el mundo, más bien la pregunta es por qué los demás no lo hacen”, comenta la escritora y pareja creativa y sentimental del realizador.

Durante el filme, el futbol aparece como un ente, ya sea visual o auditivo, que envuelve a los habitantes, mientras sucede la tragedia de los personajes principales.

“La situación que vive nuestro personaje es así y al futbol lo colocamos para darnos temporalidad, un marco de tiempo, y lo retomamos al final de los créditos hablando de un juez (árbitro) injusto y este quiebre emocional que se da”, destaca el egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica.

La cinta ya cuenta con distribución por parte de la compañía Cine Caníbal con un estreno en salas nacionales para el próximo año.