¡Para beber y morder!, Choco-Story

Vida Q 24/07/2014 01:43 Actualizada 09:43

Uxmal, Yucatán.- Ahora, todos los amantes del buen chocolate podrán disfrutarlo como nunca antes lo habían hecho, esto será posible en el recién inaugurado Choco-Story, museo del chocolate, en Uxmal, Yucatán.

Después de casi cinco años de investigación y trabajo de campo, por fin, Mathieu Brees, director del recinto, y Eddy Van Belle, su socio, lograron cristalizar este ambicioso proyecto, cuyo objetivo es rescatar el cacao mexicano y darle el reconocimiento que merece, al ser uno de los mejores del mundo.

“Visitamos muchas comunidades en gran parte de México y es muy notorio y fuerte el lazo que existe entre la cocina, los rituales sagrados, su cultura e historia con el cacao, todo está relacionado”, afirma Brees.

Más que cacao

Además de adentrarse al mundo del cacao, se podrán conocer algunas plantas medicinales que se encuentran en sus inmensos senderos, las cuales tienen una explicación de sus funciones. De igual forma, hay algunos árboles frutales, como es el caso de los nanches, frutas amarillas pequeñas, originales del estado de Guerrero.

Pero no todo son plantas, también tendrán la oportunidad de ver cerca a un mono araña o algún jaguar, animales rescatados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y que Choco-Story, cuida en su terreno.

Al final del recorrido, podrás llevarte un dulce y rico recuerdo, ya que el museo cuenta con una tienda donde venden típicas golosinas de la zona, ya sea en bombones o tabletas, así como cocoa en polvo. Si prefieres su uso como tratamiento de belleza, cuentan con cremas o jabones de chocolate. Asimismo, tienen buen café.

Un mundo de chocolate

Choco-Story, museo del chocolate, se localiza cerca de la zona arqueológica de Uxmal, a unos 50 minutos de Mérida, lo que lo vuelve un lugar accesible.

Ubicado en una extensión de seis hectáreas, el visitante local y extranjero podrá recorrer los campos de cacao y algunas chozas que explican el proceso de esta semilla, desde su plantación hasta el momento que llega a nuestra mesa y lo bebemos o comemos.

“Queremos que la gente conozca el valor del chocolate dentro de la cultura maya, es por eso que en una sección del museo se puede apreciar un ritual llamado chaac chac, dedicado al dios de la lluvia, una tradición que se realiza para tener una buena cosecha”, reconoce Mathieu Brees.

En su visita, también podrá enterarse cómo llegó el cacao a Europa, las rutas que se tomaron y cómo fue recibido por la realeza europea.

Asimismo, apreciar el rol que ha tenido este alimento en la historia, cómo es que llegó a ser utilizado como dinero, quiénes tenían permitido consumirlo y descubrir por qué nuestros antepasados lo tomaban como bebida y cómo es que en Europa fue convertido en tablillas.

Pero este recorrido no sería completo sin disfrutar un trago del espumoso chocolate, es por ello que en una de las chozas se se tuesta, muele y mezcla con agua, con movimientos rápidos utilizando el molinillo, lo que da como resultado una deliciosa bebida, fresca y natural que no te puedes perder.

Temas Relacionados
Para beber morder inauguran