Alejandra Guzmán, rockera de corazón

Vida Q 24/06/2014 00:15 Actualizada 09:41

Como estaba previsto, la reina del rock, Alejandra Guzmán, se presentó en la Plaza de Toros de Provincia Juriquilla pese a la intensa lluvia registrada la noche del pasado 21 de junio en la ciudad de Querétaro, misma que amenazaba con no quitarse.

Pero ni la lluvia, ni el retraso de casi dos horas después de la cita pactada, a las nueve de la noche, hicieron desistir a los más de mil seguidores, quienes hacían largas filas al tiempo que se cubrían con impermeables y paraguas con el único objetivo de acceder al recinto y disfrutar de la música de su ídolo.

Cuando el reloj marcaba el cuarto para las 11:00, por fin terminó la espera, casi eterna, para los asistentes de todas las edades, quienes aguardaban bajo la lluvia y que, entre gritos y rechiflas, pedían la aparición de la artista.

Bajaron las luces y, de repente, Alejandra Guzmán arribó al escenario techado, ataviada con pantalón negro, blusa en tono oro y un abrigo que le cubría hasta la cabeza, haciendo gala de su potente voz y energía desbordante que la caracterizan.

Sin más preámbulos, “Como ladrones”, que se desprende de su material discográfico Primera Fila, fue el primer tema del esperado concierto, seguido de “Mírala, míralo” y, posteriormente, la cantante agradeció al público queretano su presencia.

“Gracias a toda la banda que aquí sigue aunque esté empapada”, agradeció La Guzmán, al tiempo que se quitaba el abrigo porque “vamos a hacer que se nos quite el frío. Esto es un milagro, yo pensé que no se hacía ¡pero cómo no! Qué viva el rock and roll”, expresó.

Otros de los temas que se hicieron escuchar fueron: “De verdad”, “Volverte a amar”, “Toda la mitad”, “Diablo”, “Ángeles caídos”, “Loca” y, de pronto, interpretó “La ciudad ardió” con un performance en el que la cantante tomó dos mantas en amarillo y rojo simulando llamas para entrar en calor y continuar con “Quítatelo”, también de su nuevo álbum Primera fila, además de cantar “Mala hierba”, una de las canciones más coreadas de la noche.

Entre las peculiaridades de esta presentación, cabe destacar la proyección que se hizo a la par de algunos videos que daban cuenta de momentos relevantes en la vida de la cantante, quien además de interpretar sus grandes éxitos demostró sus habilidades en la flauta y otros instrumentos musicales.

Visiblemente emocionada, Alejandra Guzmán concluyó su destacada actuación en este concierto que duró más de una hora, no sin antes agradecer la presencia del público en la Plaza de Toros Juriquilla, en una noche bastante lluviosa.

Esperado regreso

La hija de Silvia Pinal y Enrique Guzmán llegó a Querétaro luego de más de tres años de ausencia como parte de su tour La Guzmán en Primera Fila, con el que promociona su más reciente material discográfico del mismo nombre.

Como parte de su tour, y después de presentarse en Querétaro, la cantante visitará Cancún, Mérida, Madrid, el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, Durango, el Auditorio Telmex en Guadalajara y el Greek Teathre, en Los Ángeles.