Ha*Ash traslada su pop a Tequisquiapan

Vida Q 24/05/2015 03:01 Actualizada 03:02

[email protected]
Lo mejor de Ha*Ash, este viernes en la Feria Nacional del Queso y el Vino en Tequisquiapan, fue cuando empezaron a cantar esas canciones de cuando las niñas se enamoran por primera vez (“Perdón, Perdón, Perdón”).

Hanna y Ashley fueron las encargadas de amenizar la segunda fecha de conciertos en este pueblo mágico y se presentaron ante poco más de tres mil espectadores.

Lo más prendido de estas hermanas del pop aterciopelado, fue cuando empezaron a sonar esas “rolitas” que las niñas escuchan una encerradas en sus habitaciones y les recuerdan que alguna vez fueron felices y ya no (“Te dejo en libertad”).

Hanna, la menor de las dos hermanas Pérez Mosa, se presentó con falda corta y cabellera larga y plateada. Hanna, quien canta bonito y tiene esos modos finos de señorita bien.

Lo mejor fue cuando las cantantes dieron voz a esos poemas del primer berrinche, que habla de romper las fotos, de “juro no llamarte más”, pero “la verdad, ya sé, que hoy te llamaré”.  (“Dos copas de más”).

Ashley, la mayor de tamaño y de edad, ha preferido ese corte tipo mohicano y una imagen andrógina de niña fuerte, de mujer dura e
independiente.

Lo mejor de la As*Ash en Tequisquiapan fue cuando cantaron, ambas, en perfecta coordinación, esa vieja canción tipo córtame las venas con una rebanada de pan (“¿Qué hago yo?”).

“Qué hago con mis noches, qué hago con mis días, qué hago con mi esencia que se aferra a la mía, dime qué hago yo”. (“Qué hago yo?”).

Las Ha*Ash que siempre saben dar donde más le duele a una niña, con esos temas de rupturas y reconciliaciones (“Estés donde estés”).

En Tequisquiapan, las hermanas del pop sabor bombón cantaron temas de sus cinco discos, desde el homónimo Ha*Ash (2002), producido por Aureo Baqueiro, y el primer sencillo que las dio a conocer entre la chamacada “Odio amarte”.

Lo  más divertido fue cuando Hanna preguntó a la chamacada presente en la feria que levantara la mano las que estaban viviendo su primer amor y muy pocas izaron el brazo.

Lo más tierno de la noche fue ver a Ashley saludar al público de lejos y lanzar besos al aire, como si quisiera saludar de mano a cada uno de sus fanáticos.

Noche de Ha*Ash en Tequis, noche de canciones como “Soy mujer” que hablan de eso que siente y sufre una señorita bien.