Se encuentra usted aquí

Con 25 años de historia

22/09/2013
01:01
-A +A

[email protected]

Hoy, hace 25 años, se inauguró el Museo de Arte de Querétaro en el ex convento de San Agustín, ubicado en el centro histórico, uno de los patios más bellos de América Latina y quizás uno de los más originales del mundo.

Sus columnas son de estilo barroco, con estípites rematadas por rostros e iconografía que han merecido incontables estudios de especialistas.

El 22 de septiembre de 1988, siendo presidente de la República mexicana Miguel de la Madrid Hurtado; gobernador del estado de Querétaro, Mariano Palacios Alcocer, y secretario de Educación Pública, Miguel González Avelar, se abrió al público el museo.

El proceso para su apertura fue un camino complicado, desde el trámite ante el gobierno federal, la remodelación del edificio que se encontraba en ruinas, luego de que las oficinas federales que ahí daban servicio fueron abandonando el inmueble y, más tarde, la gestión de la colección para abrir este recinto cultural histórico.

Actualmente, el Museo de Arte de Querétaro cuenta con 15 salas de exhibición en las dos plantas del edificio. Ahí se realizan constantemente conciertos, conferencias, presentaciones de libros, obras de teatro, eventos especiales y cuenta con una diversidad de programas educativos dirigidos al público.

Aniversario

Debido a la conmemoración de sus primeros 25 años de historia, en octubre se presentará un libro de gran formato, que tendrá por título Museo de Arte de Querétaro, un edificio que canta, con el copatrocinio de Gobierno del Estado de Querétaro y DRT, en donde se plasma la historia del inmueble, su remodelación, la consecución de la curaduría de la obra y otros temas relacionados con la iconografía del patio.

Además, se realizarán una serie de eventos conmemorativos y una exposición interactiva llamada “Sensaciones”, que por primera vez se presenta en nuestro país, y que será inaugurada el próximo jueves 26 de septiembre, en donde se entregarán reconocimientos a quienes estuvieron dirigiendo el museo a lo largo de historia.