Se encuentra usted aquí

Moderno + artesanal = Mazapán

La marca Mazapán adapta la versatilidad de una prenda moderna, con la belleza que sólo brinda lo artesanal
marcas, Mazapán, México, Querétaro, artesanía, moda, emprendedora
Sofía decidió iniciar con un proyecto prometedor, creando el click perfecto entre las tendencias de la moda actual y lo artesanal (ESPECIAL)
21/07/2017
02:41
Karla Castillo
-A +A

Bolsas, mochilas, tapetes, bufandas y otros productos con acabado artesanal son los que realiza la marca mexicana Mazapán, creada por Sofía Domínguez, una joven emprendedora que busca crear conciencia sobre el amor por México, sus costumbres y sobre todo, por la labor de los artesanos.

Desde muy pequeña, su padre le inculcó el valor por las artesanías; constantemente la llevaba de viaje para que conociera las maravillas de nuestro país; desde los paisajes, hasta las costumbres de la gente, así como los productos que realizan.

“En estos road trips me fui dando cuenta que el trabajo de los artesanos estaba poco valorado y que además las artesanías eran poco innovadoras”, comentó.

Otra persona que impulsó a Sofía fue su madre, quien diariamente trabaja con productores de distintos pueblos, ya que brinda empleos a comunidades enteras, inspirándola a seguir sus pasos.

Hace un par de años, la creadora de Mazapán, originaria de Mérida, Yucatán, viajó a Querétaro para estudiar la carrera de Negocios Internacionales y, con el paso del tiempo, la ciudad la enamoró, convirtiéndola hasta hoy en su lugar de residencia.

Fue en el verano de 2014 cuando decidió iniciar con un proyecto prometedor, creando el click perfecto entre las tendencias de la moda actual y lo artesanal; su primer diseño fue una bolsa de rafia un tanto distinta a lo que actualmente maneja la marca.

“Poco a poco ha crecido, se han sacado más productos como tapetes y bolsas tipo clutch, tenemos una cadena de 10 artículos, aún no hay una colección como tal, pero espero pronto podamos hacerlo”, aseguró.

El proceso comienza con un patrón de diseño hecho por Sofía, después se realiza una muestra con una intersección del producto de uso diario, se valora ante el mercado y posteriormente se lanza a la venta.

El trabajo de bordado corre a cargo de artesanos originarios de Oaxaca, Querétaro y Chiapas; algunos de ellos residentes en sus propias comunidades, por lo que el artículo debe viajar cientos o miles de kilómetros hasta llegar a su destino de venta.

“Me gusta que los artesanos pueden tener una segunda fuente de ingresos, además ver que estoy promoviendo a México de una manera diferente, más moderna, me llena de gusto. Puedes enseñarle al público a darle valor a la artesanía, ya que lo que está hecho a mano, no se regatea”, advirtió.

Orgullosamente este producto nacional se ha exportado a Estados Unidos, Francia y Chipre, y el objetivo de Sofía es abrir una línea de casa y trabajar con una empresa corporativa para llevar a Mazapán a otros países, y en mayores cantidades.

Comentarios