La catedral de la cerveza artesanal

Vida Q 21/06/2014 00:10 Actualizada 09:24

En la Internacional se ofrecen más de 200 marcas de cerveza artesanal, de México y del mundo, pero en su catálogo se exhiben más de 500 botellas de 30 nacionalidades, aproximadamente.

Por ejemplo, la cebada más exquisita que se haya concebido es la Estrella Damm Inedit, una bebida de edición limitada creada por el genio de la cocina española, Ferrán Adriá, santo patrono del desaparecido restaurante El Bulli.

Sólo se produjeron 5 botellas y un par de ellas llegaron a Querétaro. La bebida es una mezcla de maltas de cebada y trigo, especias (cilantro, piel de naranja y regaliz), levadura y agua.

La cerveza de Adriá puede alcanzar un precio superior a los 500 pesos, pero puede darse el lujo de haber probado una bebida de colección y de edición limitada.

Otra exquisitez que se puede encontrar en este sitio es la Cuvée van de Kaizer, etiqueta roja y azul, para conmemorar el nacimiento del rey Carlos V.

“Este sitio es un lugar de culto a la cerveza”, explicó el gerente comercial del este lugar, Oliver Javier Morales Ramírez.

Se exhiben y ofrecen cervezas de China, de Checoslovaquia, de los Países Bajos, de Rusia, de algún sitio extraño de África, y muchos otros lugares.

Cervezas en botellas en forma de Buda, para Rastafaris, para piratas, para rockeros, como la AC/DC, y un largo etcétera.

Pero su fuerte son las marcas nacionales, como La Josefa, una rubia queretana de gran presencia.

Toro es una cebada con carácter, como su nombre lo indica; La Espiga, que ofrece una American Ámber Ale, con cierto sabor a vainilla para las féminas consumidoras; La Mestiza, que es cebada con mezcal, para paladares fuertes.

“Somos una plataforma para la cerveza nacional, pero también somos un espacio que le permite a la cerveza de exportación darse a conocer en el país”, afirmó el encargado del negocio.

Oliver es un tipo de trato amable que lo puede asesorar para elegir la cerveza que mejor le viene, dependiendo del estilo, el gusto y el estado de ánimo en el que se encuentre.

La Internacional llegó recientemente a la ciudad. Tiene su sede en Chalco, Estado de México, y presencia en varios estados del país con 57 sucursales, tanto en boutiques donde se vende cerveza en botella y locales de atención a cliente, como en Querétaro, en San Juan del Río y en León.

“Somos una cervecería totalmente gourmet, un espacio que apoya a la cerveza a en su totalidad”, detalló el gerente de este comercio.

“No sólo te damos un buen servicio, te enseñamos a servir una cerveza en su vaso respectivo”, agregó el comerciante.

Las reglas para catar una cerveza son varias y depende del color, la textura, el tamaño y la calidad de la burbuja, la calidad y la resistencia de la espuma.

La Internacional es un espacio para los que gustan de beber una buena cerveza.

“Somos más de cultura que de moda, no somos un espacio donde se vende de manera masiva, es un espacio donde tú vas a poder degustar la cerveza de manera gourmet”, precisó.

Es un sitio donde todo es con estilo, nada sin medida. “Nosotros no apoyamos el abuso de este tipo de bebidas”, manifestó.

Es un lugar donde se toma en vaso, no de la botella. “Y, de esta manera, puedes presencia aromas, colores, el cuerpo de la cerveza”.

No se consideran un sitio botanero, ni una cantina. “Somos un espacio familiar”, agregó el gerente.

Y porque casi nadie sabe pedir una cerveza, La Internacional le dice cómo y cuándo.

A la carta

Para maridar la cerveza se ofrece una carta pensada específicamente para acompañar con la bebida “y puedas tener una explosión de matices en el paladar”.

Para compartir, papas a la francesa o papas en gajo, aros de cebolla, orden de tacos de barbacoa o quesadillas. El plato fuerte va de carnes preparadas al momento y hamburguesas de autor. De postre, helado flotante con cerveza.