Cronenberg lamenta “tortura” de del Toro

Vida Q 21/05/2014 00:03 Actualizada 09:51

CANNES.— Vestido con su tradicional traje negro y camisa gris, David Cronenberg está presente en el Festival galo con Maps to the stars, recibió a EL UNIVERSAL en la terraza del Hotel Marriot para hablar de su nuevo filme.

Para conseguir la financiación de esta película, el director de cine independiente contó que tardó 10 años en hacer realidad el filme y que tuvo que asociarse con varias productoras de diferentes países del mundo (Canadá, Alemania, Estados Unidos). Aún así, aseguró preferir este modo de filmar y contar con poco presupuesto a tener que lidiar con los grandes estudios como lo ha tenido que hacer Guillermo del Toro para llevar a cabo sus últimas películas.

“No sueño con el momento en el que tendré grandes presupuestos para rodar porque conozco a personas que lo han conseguido. Por ejemplo, Guillermo del Toro, que ahora vive en Toronto, tiene una casa ahí y es un honorable torontoniano. Acaba de hacer una película que se llamó Pacific Rim, que tuvo un presupuesto de 180 millones de dólares y ahora está haciendo una película con Mia Wasikowska y Jessica Chastain de ‘sólo’ 50 millones de dólares (yo nunca he hecho una película con tanto dinero, pero para él eso es una película barata), pero he visto por lo que ha tenido que pasar y es horrible”, comentó el director ganador del Premio Especial del Jurado de Cannes por Crash en 1996.

“Guillermo nunca tendrá la libertad que yo tengo al crear porque él tiene que estar hablando constantemente con los ejecutivos de los estudios acerca de lo que rodó, qué es lo que tiene que volver a rodar, los efectos especiales, el costo de esto y aquello, el diseño de las criaturas. Él todo el tiempo está hablando con las personas de los estudios y a menudo las personas de los estudios cambian. En medio de la filmación alguien es despedido o se va y es una verdadera pesadilla.

“Lo que ha hecho es negociar con el diablo para poder tener los juguetes. Del Toro ama los efectos especiales y todas esas cosas, a mí realmente no me importan. Creo que sólo son una herramienta, pero para él, que es un gran entusiasta del cine de género, son algo muy importante sin embargo, he visto la tortura que esto le ha requerido”, aseguró el director de Promesas del Este.

Duelo de divas

La gran actriz italiana Sophia Loren y la francesa Marion Cotillard rivalizaron ayer en glamour sobre la alfombra roja del Festival de Cannes, donde protagonizaron un duelo de gran altura.

Con motivo del estreno del filme Deux jours, une nuit, de los hermanos Dardenne, protagonizado por Cotillard y con el que compiten por la Palma de Oro de Cannes, la actriz francesa apareció espectacular con un vestido blanco minifaldero por delante y largo por detrás.

Con espalda de gasa transparente con sutiles flores negras y cuerpo tableado en horizontal, Cotillard estaba resplandeciente con un elaborado recogido, un destacado collar plateado como toda joya y unos altísimos botines de cuña con el talón y la punta abiertos.

Poco antes de la llegada de Cotillard, hizo su aparición una no menos espectacular Sophia Loren, con un vestido color champagne salpicado de cristales y con un tejido en forma de red que le cubría el amplio escote.

Con las gafas sobre el pelo y una sonrisa tan grande como los pendientes de esmeraldas que llevaba, la actriz italiana paseó del brazo de su hijo Edouardo Ponti, director del corto Voce umana , protagonizado por su madre y que se exhibe esta noche en Cannes.

Por la alfombra también pasaron la actriz y modelo Rosie Alice Huntington-Whiteley y la también modelo brasileña Alesandra Ambrosio.