Amor y desamor entre el público de Morrison

Vida Q 19/10/2012 10:57 Actualizada 10:57

Carla Morrison, cantante y compositora originaria de Tecate, Baja California, abarrotó el Pepsi center de la ciudad de México. El telonero de la también guitarrista fue el uruguayo Flanny Grass, quien animó el lugar mientras interpretaba alrededor de ocho canciones, entre ellas “Si siguiera mi destino” y “A través de mí”.

En punto de las 21:00 horas Grass agradeció al público y anunció que con el boleto del concierto de Carla obtendrían un 50% de descuento en su próximo concierto el 17 de noviembre en el auditorio BlackBerry de esta ciudad.

Minutos más tarde, un apagón de luces provocó que el público gritara y aquellos que esperaban en la fila de la dulcería, corrieran hacia el escenario, pues la cantante dio inicio a su presentación con la aclamada canción “Buena malicia”.

Noche de dolidos

“Préndanme esa pinche luz, que quiero ver a mi público”, exclamó Carla al término de su primer número y saludando a todos los presentes aseguró: “Vamos a pasarla chingón, y se vale llorar y se vale besar también”, lo que emocionó al público que no paró de gritar.

“Gracias a Dios me di cuenta que yo no estoy para pedir, sino pa’ que me pidan, está bien amar, pero hay que amarse más a uno mismo”, concluyó para cantar el tema “Maleza”.

El momento más emotivo de la velada fue cuando Morrison decidió invitar a sus amigos al escenario y cantar “Derecho de nacimiento”, acompañada de Natalia Lafourcade, Pambo y Manuel Torreblanca, tema que interpretaron en apoyo al movimiento estudiantil #Yosoy132.

“Porque todos tenemos un derecho de nacimiento, y podemos elegir quién nos gobierna”, concluyó provocando un grito ensordecedor.

La cantante presentó a su equipo de producción, y se despidió del público. “Gracias por dejarme llorar en el Pepsi Center, me despido con la canción que más me hizo llegar a ustedes”, anunció para interpretar “Compartir”, seguido de “Tragos de amargo licor”, con el que cerró.