Beneficios nutrimentales

Vida Q 18/10/2012 02:23 Actualizada 09:59

De acuerdo con investigaciones de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SARGARPA), la semilla de canola contiene ácidos grasos esenciales, no producidos por el cuerpo, poliinsaturados, los llamados omega 3 (ácido linolénico) y omega 6 (ácido linoleico).

Sin embargo, su aceite es el que presenta menor contenido de ácidos grasos saturados (7 por ciento) y es el segundo en contener la mayor cantidad de ácidos grasos monosaturados (61 por ciento), después del aceite de oliva. Es por esto que la canola posee características apreciadas por los consumidores que cuidan su salud.

El especialista en nutrición, Luis Alcocer agrega que el aceite en la buena salud es determinante.

“No le digo a mis pacientes que dejen sus comidas favoritas, pero los invito a tomar decisiones inteligentes, como sustituir las grasas sólidas por aceites bajos en grasas saturadas, elegir cortes de carne magros y tomar en cuenta el tamaño de las porciones.

“Es importante eliminar totalmente las grasas trans de la dieta en la población, lo que reduciría entre 6 y 19 por ciento el número de infartos por año, alrededor de unas 70 mil muertes en el mismo periodo”, menciona el nutriólogo.

USOS Y TOLERANCIA

En nuestro país el principal uso del aceite de canola es para freír la mayoría de los alimentos, ya que de acuerdo con interesantes pruebas realizadas en la Universidad de Lethbridge en Canadá se demuestra que a una temperatura entre 185°C y 225° C es insignificante la formación de grasas trans.

“El aceite de canola tiene alta tolerancia al calor (242°C), lo que se llama punto de humo, el instante que se alcanza cuando el aceite comienza a humear, a degradarse.

“A temperaturas extremas se puede llegar a producir un ligero aumento de grasas trans, sólo después de freír los alimentos en abundante aceite durante ocho horas continuas por siete días”, puntualiza el especialista en nutrición Luis Alcocer.

JUEGOS QUE ATRAPAN

El nutriólgo comparte un divertido ejercicio que la familia puede desarrollar para comprobar la eficacia y cualidades que posee este nutritivo alimento.

“Se trata de ver quién puede crear el aderezo más rico. Para ello, es necesario seleccionar algunos ingredientes cítricos como limón, naranja y toronja; frutas rojas, arándanos y fresas; especias y finas hierbas como tomillo, pimienta, albahaca, eneldo, anís, canela; vinagre balsámico; mostaza; jengibre, y todo lo que tu imaginación y creatividad te aconsejen.

“Sólo deja volar tus ‘sentidos’ y mézclalos con el aceite de canola, te vas a sorprender con el resultado”, expresa Alcocer.