Enseñanzas de McLuhan a IBM

Vida Q 18/08/2014 00:02 Actualizada 03:30

[email protected]

El martes 12 de agosto de 1981, hace 33 años, IBM lanzó al mercado la computadora personal IBM PC, modelo 5150, que empleaba el sistema operativo MS-DOS de Windows. El modelo fue creado por un equipo de ingenieros y diseñadores a cargo de Don Estridge y William C. Lowe, del IBM Entry System Division, en Boca Raton, Florida.

El Modelo 5150 no fue la primera computadora personal. Le antecedieron la Altair 8800 (1975); Apple II, de Apple Computer (1977); TRS 80 modelo I, de Tandy (1977); Commodore PET, de Commdore (1977). Posteriormente fueron introducidas la familia Atari de 8 bits, otras computadoras de Tandy, Texas Instruments TI-99/4A y Commodore VIC 20.

Sin embargo, el modelo 5150 de IBM detonó la revolución de la informática. Su precio base fue de mil 565 dólares para una configuración escueta con 16 KiB de RAM y sin unidades de diskette. Los equipos con una o dos unidades de diskette y sistema operativo con 32 KiB de RAM, tenían un costo superior a 2 mil dólares. La PC de IBM se convirtió en el estándar en el mercado, enfrentando la competencia de compañías como Dell, Compaq y HP, entre otras. Microsoft empezó a vender licencias del sistema operativo del IBM PC a esas marcas.

La firma International Business Machines (IBM), originalmente se llamó Computing Tabulating Recording Corporation (CTR). Esa compañía fue el resultado de cuatro empresas fusionadas por Charles Ranlett Flint: Tabulating Machine Company; International Time Recording Company; Computing Scale Corporation; y Bundy Manufacturing Company. El 14 de febrero de 1924, Thomas John Watson, presidente de CTR, adoptó un nuevo nombre: International Business Machines.

En 1937, Thomas Watson, presidente fundador, negoció con Adolfo Hitler la automatización de la Alemania nazi, hecho que generó severas críticas a IBM. Watson, inclusive, aceptó una medalla creada para extranjeros “que demostraron ser dignos del Reich alemán”.

Para compensar tal error, durante la Segunda Guerra Mundial, IBM construyó armas portátiles para el ejército estadounidense (la carabina M1 y el fusil automático Browning), y la computadora Automatic Sequence Controlled Calculator, conocida como Harvard Mark I, capaz de ejecutar cálculos complejos.

A principios de la década de 1960, Herbert Marshall McLuhan realizó una oportuna consultoría para IBM: “IBM solo empezó a operar con una visión clara cuando se dio cuenta de que su negocio no consistía en la fabricación de maquinaria para oficinas y empresas, sino en el procesamiento de la información” (McLuhan 1996:31). No pocos directivos de IBM además consideraron a McLuhan loco cuando les indicó que en la siguiente década (1970) deberían producir computadoras personales.

En el libro Comprender los medios de comunicación. Las extensiones del hombre, cuya primera edición data de 1964 (disponible en Paidós), McLuhan anticipó la importancia que tendrían las computadoras: “Hoy en día, los ordenadores prometen ser una herramienta de traducción instantánea desde cualquier código o lenguaje a cualquier otro” (1996:98).

Quizá la asesoría de McLuhan fue vital en Big Blue, que dispone del mayor número de patentes entre las empresas de tecnología en Estados Unidos, cuenta con nueve laboratorio de investigación y sus empleados han recibido cinco Premios Nobel. De acuerdo con el reciente reporte de Millward Brown Optimor sobre las empresas más valiosas del mundo: Brandz 100 most valuable global brands 2014, IBM fue considerada la tercera marca más valiosa del mundo –solo superada por Google y Apple-, y su valor de marca se estima en 107 mil 880 millones de dólares.

*Doctor en Ciencias Sociales. Investigador y consultor en la Dirección Adjunta de Innovación y Conocimiento de INFOTEC.