Cannes, 70 años de polémica y glamour

Dos cintas que fueron producidas por Netflix —O kja y The Meyerowitz stories—, en la Competencia Oficial del festival de cine
Compartir
En la ceremonia de inauguración posó el jurado del festival, encabezado por Pedro Almodóvar (STEPHANE MAHE. REUTERS)
18/05/2017
02:37
ALEJANDRA MUSI
-A +A

Cannes.— La Riviera francesa cumple 70 años de ser la anfitriona del festival más glamoroso y prestigioso de todo el mundo.

Lo hace como le gusta, en medio de una fuerte controversia.

Algo muy interesante durante estos 12 días de fiesta fílmica será ver cómo Cannes sorteará el que dos películas producidas por una plataforma hecha para Internet, Netflix, esté en Competencia Oficial (la coreana Okja y la estadounidense The Meyerowitz stories), pero a la vez no puedan estrenarse en las televisoras francesas hasta tres años después de su apertura en las salas de cine porque así lo dictan las leyes de Francia.

Por el momento Cannes ha emitido un comunicado diciendo que para futuras ediciones las películas que compitan tendrán que ser estrenadas sólo en cine y Netflix mantiene su postura de estreno simultáneo en las grandes salas y en su plataforma de internet con casi 20 millones de usuarios.

Pero Cannes no es sino una muestra del conflicto y oportunidades que las nuevas tecnologías están planteando y cómo a sus 70 años de celebrar el arte cinematográfico por excelencia, hasta el Festival más poderoso tiene que replantearse las nuevas formas de distribución y producción del séptimo arte.

En medio de todo este debate, el Festival no podría haber elegido mejor presidente del Jurado, pues Pedro Almodóvar y su carisma hicieron de la gala de apertura un gran espectáculo.

Siempre sonriente y cercano, el director español se veía feliz de encomendarse a la tarea de elegir la película que se hará con la codiciada Palma de Oro. Rodeado por los otros miembros del Jurado que preside —Will Smith, Jessica Chastain, Angès Jaoui, Park Chan-Wook, Paolo Sorrentino, Gabriel Yared, Fan Bingbing y Maren Ade—, Pedro dio el banderazo de salida en una ceremonia llena de glamour presentada por la actriz italiana Monica Bellucci.

Al terminar la gala se proyectó la película de inauguración llamada Ismaël Ghost’s, protagonizada por Marion Cotillard y Charlotte Gainsbourg, dirigida por Arnaud Desplechin.

Antes de desfilar por la alfombra roja, el Jurado también ofreció la tradicional rueda de prensa en la que el tema de Netflix en Cannes no pudo faltar.

El actor estadounidense Will Smith fue el primero en responder a esta cuestión con toda naturalidad.

“Mis hijos van al cine aproximadamente dos veces por semana y también ven Netflix en casa. Netflix no ha evitado que las nuevas generaciones vayan al cine sino que ha aportado una opción más. Sobre todo, es una gran plataforma para ver películas extranjeras que de otra forma mis hijos nunca hubieran podido ver porque te conecta con el planeta y te ofrece un mejor entendimiento del mundo del cine”.

Acerca de su función como presidente de la competencia fílmica más importante del mundo, Almodóvar aseguró que espera tener emociones tan puras como la de los espectadores que descubren La Dolce Vita o Apocalypse now.

También dijo que su visión será muy subjetiva, “siempre tengo mi propia mirada al entrar a una sala de cine y veré estos filmes a través del filtro de mi personalidad”.

El director manchego se caracteriza por un cine transgresor, naturalista y provocador repleto de humor irreverente con lo cual es muy interesante ver cuáles serán las películas capaces de llamar su atención y si optará por un cine más clásico o uno más progresista como él.

Este año otro plato fuerte del Festival será la presencia mexicana con la presentación de Carne y Arena, el proyecto de realidad virtual de Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón dará una clase maestra y Michel Franco participa en Competencia en la Sección Una Cierta Mirada con su filme Las hijas de Abril.

Este año otro protagonista está siendo la fuerza policial y las nuevas medidas de seguridad instaladas en todas las instalaciones del Festival como los nuevos detectores de metales, la numerosa policía armada en las calles y salas de cine, entre otras medidas que recuerdan el acecho del terrorismo mundial.

Compartir

Comentarios