Se encuentra usted aquí

De visita en la Sierra Gorda

17/06/2015
02:40
-A +A

Antes de perder la vista, Guadalupe Campos visitó la Sierra Gorda de Querétaro, pero hasta ahora, dice, la conoció a detalle. “Por medio de la fotografía y mi ceguera pude conocer la Sierra, mirar y observar de una manera más increíble y mágica”.

Lupita Campos, al igual que Miguel Ángel León, Gerardo Morán, Guadalupe Pérez, Brenda Leal, José Miguel Reyes y Rafael Rodríguez, integrantes del Colectivo de Fotógrafos Ciegos de Querétaro de ArteSano Buró Cultural, visitaron Jalpan y Pinal de Amoles, acompañados por la fotógrafa Marcela Taboada y colaboradores interesados en el tema de la fotografía y la ceguera, provenientes de Oaxaca, Guadalajara, Puebla y Querétaro.

Los Talleres de Fotógrafos Ciegos impulsados por ArteSano iniciaron en el 2012 y a la fecha no ha dejado de sorprender a todos aquellos que dudan de la capacidad de las personas invidentes para tomar fotografías, y son capaces de eso y mucho más, porque no sólo dan click a la cámara, logran conectar mente y corazón para crear una imagen única.

Pinal de amoles. Marcela Taboada ha trabajado durante tres años con los integrantes del Colectivo, y en la práctica de Sierra Gorda, les habló de la importancia de la fotografía documental y de cómo a través de la imagen de un pueblo y sus personajes, se puede conocer la esencia de un lugar.

La aventura en Pinal de Amoles comenzó en un sábado de fiesta. Los fotógrafos empezaron a recorrer el pueblo acompañados por sus guías, quienes les describían las fachadas de las casas, locales y el rostro de las personas que pasaban por la calle.

En la pequeña iglesia del centro de Pinal, una quinceañera lucía con esplendor un vestido rosa, la primera en llegar a fotografiarla fue Lupita Campos, le tocó su vestido y su rostro para conocerla, la quinceañera no entendía muy bien qué pasaba pero se dejó fotografiar.

Recorrieron los principales lugares de Pinal, desde la iglesia, una rústica cantina, una florería y la refaccionaria, hasta llegar al panteón. El viaje continuó en Jalpan, primero en el centro de este Pueblo Mágico y luego en la presa de Jalpan, en donde tuvieron la oportunidad de fotografiar la naturaleza, incluso tomar fotos debajo del agua.

Miguel Ángel León describe esta experiencia como extraordinaria. “Ha sido increíble el poder conocer Pinal, su historia, su gente, sacarles fotografías; ahora, a través de la fotografía, sabemos la historia del pueblo, eso es algo increíble, porque te conectas con el espíritu de la gente y lo extraes en la foto; en Jalpan, esa visita al rancho de don Chema Herrera, a la presa de Jalpan fue maravilloso, tomamos fotos debajo del agua, sentía el agua tibia, oía a los gansos, las libélulas se paraban en mis hombros y les tomé fotos, todo permitió un contacto, pero un contacto espiritual, fue una experiencia fabulosa con nuestros compañeros ciegos y nuestros guías, y creo que nos hemos superado todos como seres humanos”, recuerda.

Ser los ojos de otros. Entre los invitados a este viaje a la Sierra Gorda estuvo presente Diana Gutiérrez, de la coordinación de Edición y Diseño, y organizadora del stand Braille de la Feria Internacional del Libro (FIL) Guadalajara.

Diana tiene una especialidad en Edición y Producción en Libros en braille, y su interés por la ceguera no es casualidad. “Cuando era niña tuve una infección muy fuerte en los ojos y casi me quedo ciega, estuve cuatro meses que veía sólo luces y sombras, casi perdí un ojo, finalmente no, perdí un poco de visión periférica pero veo perfectamente, al grado que ni siquiera uso lentes, pero desde ahí quede sensibilizada a la ceguera”, relata.

Por libros y algunas fotos conocía el trabajo realizado por los fotógrafos ciegos; sn embargo, vivir la experiencia de acompañarlos en el proceso y de ser sus ojos, dice fue una vivencia única. “Nunca lo había vivenciado, te da una impresión muy diferente, sientes que la fotografía tiene otro sentido, para mí fue maravilloso y como persona muy enriquecedor”.

Carolina Mejía, Edson Ríos, Lucía Diez Marina, Dana Albicker, María Tercero Tovar y Raúl Núñez, miembro de ArteSano, también participaron en el taller, siendo los ojos de los fotógrafos invidentes.

Más talleres de foto. Los talleres de foto de ArteSano continuarán en el marco del Festival Santiago de Querétaro, que organiza el Instituto Municipal de Cultural, del 20 al 24 de julio, en la Casa de Cultura Ignacio Mena se impartirá el curso de fotografía de ciegos, para fotógrafos no ciegos, tanto aficionados como profesionales.

En el mes de julio, luego de impartir con éxito un taller en Zacatecas, se ofrecerá un segundo curso en este estado, impartido por fotógrafos ciegos a fotógrafos no ciegos, profesionales y fotógrafos de prensa.

Y, posteriormente, en agosto visitarán el municipio Landa de Matamoros, con un taller de iniciación a la fotografía para ciegos.

“Esto va a ser muy interesante porque son ciegos que viven en comunidades, en zonas rurales, son ciegos que a lo mejor no tienen ni bastón, que no han tomado una clase de braille, por eso será ser un reto muy grande”, explica Miguel Ángel Herrera Oceguera fundador y director de ArteSano.

Herrera Oceguera es el incansable impulsor de los talleres para ciegos, esta bella utopía que ha sorprendido y que ha cautivado a muchos más, como a José Miguel Reyes, ciego de nacimiento y uno de los miembros más recientes del Colectivo, quien luego de este viaje a la Sierra, se pregunta, sin soltar la cámara: ¿y ahora cómo me voy a quitar esta obsesión por tomar fotos?