Tu cartera digital

Vida Q 16/06/2014 01:10 Actualizada 09:48

[email protected]

Perder una venta a consecuencia de no ofrecer diferentes opciones de pago, ya no debiera ser un problema para los negocios, en especial las PyMEs, pues basta un pequeño dispositivo para convertir al celular en una terminal o punto de venta.

México es uno de los países que representa mayor oportunidad en estos términos. Estadísticas del Banco de México dicen que en el país hay poco más de cinco puntos de venta por cada mil habitantes, mientras en Brasil son veinte por cada mil y en Estados Unidos 40 por cada mil.

Respecto a las tarjetas existen más de 120 millones de plásticos, aunque 85 por ciento de ellos solamente son utilizados en cajeros automáticos.

La respuesta ahora son los móviles, según el director general para México de iZettle, Luis Arceo, “en el modelo tradicional de la banca el proceso de afiliación de un comercio lleva varios días e implica entregas de documentos y montos mínimos de venta por lo que no se adapta a las necesidades de la base de comercios pequeños”.

El móvil como herramienta

La propuesta de iZettle es una terminal bancaria móvil de 499 pesos, que se adapta a una tableta o smartphone, misma que cuenta con certificados de seguridad de Visa y MasterCard.

“El cliente no tiene que visitar una sucursal, hace el proceso en Internet, llena un registro, ordena el lector que se entrega en tres días, baja la aplicación gratuita y al ingresar su nombre de usuario y contraseña está listo para cobrar, solo se necesita conexión a la Red ya sea a través de 3G, 4G o Wi-Fi”.

El director detalló que bajo su modelo solo se cobra una comisión en ventas con tarjeta, es decir que no hay comisiones fijas o montos mínimos mensuales, “los porcentajes son de 3.75 por ciento para transacciones con tarjetas con chip, y 4.75 por ciento para plásticos con banda magnética”.

Un ejemplo es el caso de Edgar Ramos dueño de Head 2 Brain, una tienda que comercializa accesorios como gorras, audífonos y lentes; quien desde su tableta acepta pagos con tarjetas.

Estas transacciones representan alrededor de 35% de sus ventas y además lleva un control de todas las ventas, no solo las realizadas con plásticos comerciales.