Se encuentra usted aquí

16/05/2015
01:42
-A +A

Que una celebridad de alto calibre haga sus “pininos” en el mundo de la moda no es ninguna novedad; de hecho, es una práctica tan común que usualmente se erosiona a tal grado que al consumidor le da exactamente igual si la prenda o el accesorio que lleva puesto lo diseñó Madonna, Cristiano Ronaldo o salió de la mente siempre inquieta y original (¡ja!) de Ninel Conde.

Lo que verdaderamente le importa al usuario es que la pieza en cuestión cumpla con todas las expectativas proyectadas: desde la satisfacción estética y conceptual del diseño en sí, hasta la relación precio-calidad. No es un asunto sencillo y, precisamente por eso, el tema de las colaboraciones entre las más diversas marcas y los famosos puede ser un arma de doble filo… ¿o triple?

Un garbanzo a libra

Para ser honestos, la estrategia de invitar a una über celebrity para que “diseñe” –las comillas están plenamente justificadas, ya que muchas veces la personalidad en cuestión no sabe ni hacer un boceto, menos aún desarrollar una línea completa de ropa o complementos– es un riesgo que vale la pena correr, al menos eso piensan un montón de firmas que persiguen a las estrellas de los más variados ámbitos, ya sea el deporte, la música, la actuación y, por si fuera poco, también se han sumado a la lista los mandamás de las redes sociales. ¡Atención! Si alguien ha sido excluido de este listado, por favor levante la mano y ponga su queja en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, argumentando discriminación.

Si seguimos así, quizá la profesión de diseñador resulte completamente innecesaria dentro de poco, pues tal parece que hoy en día lo único que se requiere para crear moda es una buena dosis de celebridad, millones de seguidores en Twitter e Instagram y, por supuesto, un plan de marketing que convierta la palabra “estilo” en el segundo apellido del famoso en cuestión.

Pero, a Dios gracias, no todos los casos de colaboraciones son así de ordinarios y groseros. Prueba de ello es la mancuerna creada desde la temporada anterior por la incombustible Rita Ora y uno de los sellos más queridos por los jóvenes y no tan jóvenes: Adidas Originals. Esta dupla, hay que reconocerlo, se cuece aparte. ¿Causas, motivos o razones? La autenticidad que se advierte en cada desarrollo, el empeño por desafiar los límites tradicionalmente establecidos en la ropa deportiva, hacer de la creatividad su bandera de lucha y, obviamente, los excelentes resultados –tanto a nivel comercial como cultural– que genera esta inteligente sinergia.

¡Juntos son dinamita!

Recientemente, la marca del trifolio dio a conocer su segunda participación con Rita Ora para la temporada Primavera/Verano 2015. La intérprete, compositora, actriz y modelo inglesa –conocida ampliamente por su gran sentido de la moda, así como por su originalidad y energía tanto arriba como abajo del escenario– se impuso la tarea de impregnar las prendas, los accesorios y el calzado de la firma con su particular visión estética, la cual, cabe destacar, podría ser calificada casi con cualquier término, excepto con el vocablo “predecible”. Por lo tanto, la chica de la metamórfica cabellera platinada tomó la decisión de que, como se dice usualmente, “dos son mejor que uno”, así que se aventuró a idear no una línea, sino dos, para demostrar que si algo le sobra –además de talento, dinero y pretendientes– son buenas ideas.

Fue así como surgen sus dos nuevas colecciones: Super Pack y O-Ray, ambas con un marcado sentimiento de optimismo, confianza y sensualidad, mismas características que la definen como una criatura #Unstoppable. Su primera propuesta, Super Pack, está cargada de vibrantes y coloridos gráficos basados en atrevidas técnicas de Pop Art, y destacada por sus atractivos diseños que parecen salidos directamente de alguna historieta retro, definiendo así un estilo innovador para esta temporada. Leggings, cropped tops, bomber jackets, bustiers, pants, gorras, camisetas y tenis integran una antología que bien podría definirse como una explosión de color y vivacidad. Todas las creaciones poseen un carácter sexy, además del ya clásico soporte tecnológico de Adidas Original, el cual garantiza el uso de los materiales y las técnicas de confección más avanzados. Sí, es una apuesta propositiva, innovadora y perfectamente wearable.

Por otro lado, la colección O-Ray se distingue por estar inspirada en el poder del cuerpo humano, teniendo como elemento insignia una serie de gráficos dinámicos inspirados en una suerte de radiografías futuristas e impresiones de temperatura corporal, las cuales combinan colores atrevidos en contraste con transparencias, haciendo de esta antología una de las más originales que ha producido la industria de la ropa deportiva. Y no estoy exagerando. Esto es lo que opina Maya Singer, una de las plumas clave de Style.com: “O-Ray tiene la capacidad de emocionar, de transgredir los límites y aventurarse en espacios que no habían sido explorados exitosamente en el sportwear. Cada una de las piezas diseñadas es fuerte, inconfundible y tiene una voz propia”.

Singer tiene razón: las piezas que Rita Ora generó para Adidas Originals impulsan el estilo individual de todas las personas (no sólo mujeres) que deseen usarlas, y lo hace mediante un acto tan generoso como honesto, ya que la celebridad británica –quien además les dio vida a las prendas, a los complementos y al calzado mediante una reinterpretación muy fresca y plenamente vanguardista de las tendencias en boga– depositó en cada creación una buena dosis de su universo personal, de su esencia, de su actitud ante la moda y de su ADN estilístico.