Padre e hijo recorren el país con el show Los Locos Suárez

Vida Q 14/11/2015 03:05 Actualizada 03:12

Los Suárez, Héctor padre y Héctor hijo, recorren el país con el espectáculo Los locos Suárez, stand up versión combo, de oferta, al dos por uno, como en El Buen Fin.  

Ambos comediantes, igual de locos, les viene de familia la actuada, el buen y también el mal humor, porque para todos es sabido que cuando don Héctor se enoja arde Troya. Dos generaciones, un sólo apellido,  se juntaron para decirse sus cosas, echarse sus verdades, completas y otras a medias.

“Viejo ojete”, dice Gomís al padre. “Perdió un hue.., perdió el pelo, todo pierde, hasta perdió a Ana de la Reguera, es un pen….”, dice el padre sobre el hijo.

No es una reyerta familiar, es parte del show, de la broma que parece casual.

“Vengo a hablar de mí, de mi padre, de mi madre. de mi familia y una que otra fobia que tengo”, advierte Suárez Gomís.

El actor se va duro contra las ex esposas. “¡A ver échame la luz, no vaya a ser que anden por ahí!”, pide a sus técnicos en el auditorio Josefa Ortiz.

Héctor Suárez Gomís imita bien a su padre, habla igualito, se mueve igualito. Es, incluso, igual de divertido que el original.

Espectáculo monologado donde Héctor Suárez Gomís es la sorpresa de la noche, por su capacidad de improvisar, su trabajo actoral, el dominio de eso que los comediantes llaman “timing”, por eso y por mucho más.

El también conductor de televisión se había revelado antes como un buen standopero, en El pelón en sus tiempos de cólera, con este espectáculo unipersonal recorrió el país y sobrevivió una larga temporada.

Don Héctor Suárez, por su parte, reveló el secreto menos guardado de su personalidad. “Tengo problemas con la autoridad, me corrieron de Televisa, me corrieron de TV Azteca, me corren de todos lados”.

Pero don Héctor Suárez es don Héctor Suárez, y no tiene necesidad de demostrar nada. Hombre de otra generación de comediantes, parte de una camada que actúan la comedia y no la dialogan. Es gente de acción, más que de palabra.

Los locos Suárez, más de dos horas de insana diversión, “de terapia grupal”, como dice Suárez Gomís. Espectáculo para ver y escuchar a ese señor de la comedia incomoda, el siempre genial y mal hablado Héctor Suárez.